«Parking» para el Ayuntamiento en el área peatonal de Galileo

Los vecinos denuncian el «cinismo»: a ellos les quitaron plazas de aparcamiento.

Una de las furgonetas, aparcadas en el área peatonal de la calle
Una de las furgonetas, aparcadas en el área peatonal de la calle

Los vecinos denuncian el «cinismo»: a ellos les quitaron plazas de aparcamiento.

Hace apenas una semana, los vecinos Galileo estaban de «celebración»: se cumplía un año desde que el Ayuntamiento emprendió su «experimento» ecológico en esta popular calle de Chamberí. Una reconversión a calle peatonal que provocó la pérdida de unas 40 plazas de aparcamiento, así como la creación de un engendro: los conductores se preguntaban si estaban ante una calzada abierta a la circulación o no. El enfado de los vecinos era tal que el Consistorio, en el último trimestre de 2017, se vio obligado a abrir de nuevo la zona a los coches. Además, el colectivo Chamberí Se Defiende logró reunir 3.000 firmas que exigían la «reversión» total de la calle. PSOE, PP y Ciudadanos llevaron el asunto a Pleno y lo ganaron. Sin embargo, el «experimento Galileo» sigue así, a medio camino de nada, con ocho enormes «macetas» que, según los residentes, sólo consiguen estorbar.

De ahí que los vecinos no den crédito a lo que llevan viendo durante las dos últimas semanas. Tal como ha denunciado en redes sociales Chamberí Se Defiende, cuatro furgonetas del Ayuntamiento, concreta y curiosamente pertenecientes al área de Medio Ambiente y Movilidad, están aparcadas durante todas las mañanas, en algunos casos por espacios de dos horas, en el último tramo que queda peatonal de Galileo: entre los cruces con las calles Fernando Garrido y Mendéndez Valdés. Estos vehículos municipales ocupan el 60% del tramo, aproximadamente.

«Al parecer, el hecho de que nos hayan quitado 40 plazas de aparcamiento a los vecinos para ganar tres metros de acera no es suficiente. Y mientras, los funcionarios, precisamente de Movilidad, aparcan en la zona peatonal tranquilamente. Sólo se puede entender como un acto de cinismo. En el fondo entendemos a los funcionarios: no ven a un solo peaton y deciden aparcar. Pero la realidad es que está prohibido», afirman a LA RAZÓN desde esta asociación de vecinos.

Los vecinos creen que las furgonetas se encuentran estos días en la zona para intentar paliar otro de los problemas que llevan tiempo denunciando: el estado de abandono que sufre el parque José Luis Sampedro y que se ha visto agravado con las últimas lluvias caídas sobre la capital. Los areneros de la zona se han visto inundados y estaban sin drenar, lo que provoca la insalubridad de la zona. «Se trata de un caso más que demuestra cómo el Ayuntamiento mantiene abandonado el parque mientras hace bandera de las zonas verdes de Chamberí», denuncian desde este colectivo vecinal.