«Pensé que iba a haber fiesta»: La última Nochevieja

Dirección y guión: Victoria Galardi. Intérpretes: Elena Anaya, Valeria Bertuccelli, Fernán Mirás, Esteban Lamothe. Argentina-España, 2013. Duración: 85 minutos. Drama.

La Razón
La RazónLa Razón

Le basta a Elena Anaya una escena, un par de instantes, un baile desesperado, como eléctrico, en soledad y con la música a todo volumen para corroborarnos que se trata de una gran actriz capaz de extraerle hasta la última gota de sangre cinematográfica a sus personajes, aunque, en ocasiones, éstos sean sobre el guión leves bosquejos, apenas unas pinceladas suaves para indicar de manera imprecisa el temperamento y la temperatura vital de estas mujeres. Como Ana, por ejemplo, la que encarna en la película dirigida por Victoria Galardi, una joven en busca de tiempos mejores y no me refiero sólo a lo profesional, amiga íntima de Lucía (la no menos viva Valeria Bertuccelli), separada de un hombre del que se enamora Ana. Con una consciente, buscada economía de recursos narrativos y cierto deje melancólico, el filme transcurre entre las dudas de ésta y, quizá también las de Lucía, que aunque tiene nueva pareja tampoco parece ser muy feliz, o esa impresión da. Tiene aciertos la cinta, como la irrupción del jardinero y sus ocurrencias fuera de sitio mientras ambas se encuentran inmersas en una discusión que quizá las marcará para siempre, y alguna anécdota un poco extraña (la insistencia del nuevo novio de Lucía por saber hasta qué punto es su hermano un cocainómano), pero, sobre todo, posee la gran suerte de contar con estas dos menudas, delgadas y aparentemente frágiles intérpretes que, sin embargo, tanto miman y «engordan» sus trabajos en la gran pantalla. Sin ellas, esa Nochevieja tan rara, ese comienzo de año que a lo mejor se transforma en el final de una relación o de todas, no sería igual. Curiosamente, los hombres parecen meros espectadores de la gran historia, parecen sólo esperar.