El PSOE entrega a los nacionalistas el Parlamento de Navarra

Alcanzan un acuerdo “in extremis” para que lo presida Geroa Bai, tras dar por rotas las negociaciones previamente

La portavoz del Grupo Socialista en el Parlamento de Navarra, María Chivite (c), junto a Ramón Alzórriz (c, detrás) del PSN, y a Unai Hualde (d), de Geroa Bai
La portavoz del Grupo Socialista en el Parlamento de Navarra, María Chivite (c), junto a Ramón Alzórriz (c, detrás) del PSN, y a Unai Hualde (d), de Geroa Bai

Alcanzan un acuerdo “in extremis” para que lo presida Geroa Bai, tras dar por rotas las negociaciones previamente.

Acuerdo ‘in extremis’ en el Parlamento de Navarra. Finalmente, Unai Hualde (Geroa Bai) presidirá la Cámara con el apoyo de los socialistas. Geroa Bai y PSN han alcanzado un pacto para evitar que Navarra Suma se hiciera con la presidencia de la Mesa en la segunda votación, tras haber dado previamente por rotas las negociaciones. Una acuerdo de despacho durante los 20 minutos que ha durado el receso ha sido suficiente para que Unai Hualde haya conseguido 30 votos frente a los 20 de Iñaki Iriarte (Navarra Suma).

La constitución de la Mesa del Parlamento de Navarra esta mañana estaba llamada a clarificar el estado de las relaciones y de una futura alianza para el gobierno de la Comunidad foral y su resultado parece allanar las opciones de María Chivite de hacerse con las riendas de la región, al tiempo que rebaja las expectativas de Pedro Sánchez de cara a la investidura.

Los grupos han negociado hasta el último momento porque la reunión que habían mantenido por la mañana el PSN con Geroa Bai, Podemos e I-E había terminado sin acuerdo. Los socialistas estaban dispuestos a facilitar que Geroa Bai presidiese la Cámara, pero la inclusión de miembros de Bildu en la misma, a costa del PSN, había dinamitado el pacto.

De hecho, habían sido los socialistas, por boca de Ramón Alzórriz, quienes habían dado por rota la negociación porque no están dispuestos a ceder un puesto para que Bildu entre en la Mesa. Este era el desencadenante y un punto en el que Geroa Bai no quería ceder. Alzórriz había sido contundente al señalar al "único"culpable de esta situación: "Geroa Bai". Y había insistido en que las negociaciones "están rotas". Por su parte, el parlamentario de Geroa Bai Unai Hualde había explicado que se buscaba un acuerdo "al menos en lo que se refiere a dos puestos de la Mesa y no entendemos por qué al final no ha sido así".

El acuerdo final acerca el pacto en la Presidencia de Navarra, ya que María Chivite necesita a los mismos actores para conseguir arrebatarle el poder a la fuerza más votada, Navarra Suma, con la abstención de Bildu. Si las expectativas de Chivite mejoran, podrían rebajarse las de Pedro Sánchez hacia La Moncloa, ya que si ni se permite gobernar a NA+ en la región, los diputados de UPN en el Congreso de los Diputados no se abstendrán para facilitar la investidura del líder socialista.