«Racconto»: La batucada del siglo XXI

Creadores y directores artísticos: Eylon Nuphar y Boaz Berman. Vídeo arte, edición y efectos musicales: Ido Kagan. Intérpretes: Aka Jean Claude Thiemele, Silvia Garcias de Ves, Ido Stadler, Sergio Braams, Omer Zeret, Asaf Yaniv, Ido Stadler, Reut Rotem, Tal Magen, Arik De-Mayo. Narrador: Andreu Buenafuente. Teatro Nuevo Apolo. Madrid.

Ajenos a los cánones estéticos y coreográficos académicos, hijos del «street art» y herederos del trabajo de sus hermanos mayores, los británicos Stomp, resulta complejo escribir sobre Mayumana, porque lo que la compañía israelí hace aparentemente parte de un lugar que no es ni la moda ni la vanguardia. ¿Es danza? Sí... y no. ¿Es música? Sin duda, pero no de la que se graba o se oye normalmente. Y hay algo de teatro, una pizca de circo, mucho show multimedia y bastante humor. Sin ocultar su vocación popular –léase comercial–, a Mayumaná no parece preocuparles el arte ni la trascendencia, sino tan sólo algo tan inasible como es el momento, la diversión. Acaso eso sea lo que hace de ellos una experiencia formidable. Eso, su enorme creatividad y la perfección técnica de sus intérpretes, diez jóvenes que no sólo entienden el cuerpo como un instrumento más, sino que lo llevan a la práctica con maestría y belleza. Mayumaná no buscará estar en los museos, pero con su espíritu independiente y su talento encumbran el arte urbano.

La coordinación con la que los músicos-bailarines crean sonidos rítmicos con cubos de barrendero en una brutal batucada que nada tiene de basura, la contundencia sonora y visual que se puede crear con tan sólo un vaso y un recipiente con agua, la imaginación y la comicidad que le sacan estos adolescentes tardíos a una escena de bar en la que emplean tan sólo cuatro palabras chapurreadas en español para acompañar una coreografía en la que apenas mueven y crean sonidos con las manos o el dominio de los recursos fonéticos en otro número capaz de detener el tiempo hacen que «Racconto» se disfrute de principio a fin. Claro que hablamos de un montaje pensado para celebrar los 15 años de vida de una compañía de éxito internacional, en el que cuentan con una colaboración virtual –o sea, grabada– de Andreu Buenafuente como narrador-maestro de ceremonias. Y un repaso a los mejores números de espectáculos como «Adraba» o «Momentum» sólo podía ser un subidón de energía escénica.