El G-8 apuesta por racionalizar las finanzas vaticanas

Volverá a reunise con Francisco después de la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII

La RazónLa Razón

La tercera ronda de reuniones del Consejo de cardenales con el Papa concluyó ayer con el encuentro que los ocho miembros de este organismo, creado por Francisco para ayudarle en el gobierno de la Iglesia católica y en la reforma de la estructura de la Santa Sede, mantuvieron con los purpurados del llamado Consejo de los Quince. Este grupo creado por Juan Pablo II se ocupa de estudiar los problemas económicos y organizativos de la Santa Sede y refleja la pluralidad de las Iglesias locales. Tras estos tres días de encuentro con el G-8 volverá a reunirse con el obispo de Roma del 28 al 30 de abril, inmediatamente después de las canonizaciones de Juan Pablo II y de Juan XXIII, y del 1 al 4 de julio.

Según explicó a los periodistas el director de la sala de prensa Vaticana, el jesuita Federico Lombardi, el Consejo de cardenales le entregó, además, al Papa Francisco una propuesta de reforma referente a los dos aspectos principales tratados estos días en Roma: la estructura económica y organizativa de la Santa Sede y el Instituto para las Obras de Religión (IOR), la banca vaticana. Sobre este último asunto, Lombardi subrayó que se trataba de un argumento «mucho más específico y limitado».

Las propuestas del G-8, capitaneado por el hondureño Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa, están basadas en los informes que han elaborado tras el estudio detallado de estos dos áreas las sendas comisiones específicas creadas por Francisco. Los responsables de estos grupos de trabajo presentaron sus conclusiones también a los miembros del llamado Consejo de los Quince en el encuentro vespertino de ayer. Lombardi confirmó que en estos tres «intensos» días de reuniones no se ha concluido aún el examen de los diversos dicasterios de la Santa Sede, un trabajo que queda pendiente para el próximo encuentro del G-8. Eso sí, se barajaría la posibilidad de que estas medidas pasen por racionalizar las estructuras, pensando en concentrar los organismos económicos y financieros bajo una misma entidad.

Sínodo en otoño

Los purpurados no vuelven a sus respectivas diócesis, pues hoy comienza el consistorio dedicado a la familia, etapa esencial en el camino que llevará a la celebración del sínodo el próximo otoño sobre este asunto.

Tras el saludo del decano del Colegio Cardenalicio, el italiano Angelo Sodano, y la intervención del Papa Francisco, los purpurados escucharán la conferencia que ha preparado sobre la pastoral familiar el cardenal alemán Walter Kasper, teólogo muy apreciado por Jorge Mario Bergoglio. Durante la tarde de hoy y todo el día de mañana, el consistorio estará abierto a las libres intervenciones de los miembros del Colegio Cardenalicio.