El Papa visita la catedral de Cracovia, resumen de la historia polaca

"Aquí late el corazón de Polonia", declaró.

El Papa Francisco (c) durante una reunión con obispos polacos en la catedral de Wawel en Cracovia
El Papa Francisco (c) durante una reunión con obispos polacos en la catedral de Wawel en Cracovia

El Papa Francisco visitó hoy la catedral de Cracovia, un auténtico resumen de la historia católica polaca, donde se reunió en privado con los obispos del país, en el segundo acto de su viaje a Polonia para participar en la Jornada Mundial de la Juventud.

El Papa Francisco visitó hoy la catedral de Cracovia, un auténtico resumen de la historia católica polaca, donde se reunió en privado con los obispos del país, en el segundo acto de su viaje a Polonia para participar en la Jornada Mundial de la Juventud.

Tras su encuentro en privado en el palacio real de Wawel con el presidente polaco, Andrzej Duda, Francisco se trasladó en un vehículo a la catedral de Cracovia, la Basílica de San Estanislao y Venceslao, construida en el año 1000 aunque su actual aspecto es de 1364.

Como afirmó en su día el Papa Juan Pablo II sobre la catedral que se erige sobre Wawel (colina, en polaco), allí se respira "la grandeza enorme en la que se refleja"la Historia de Polonia.

Es un lugar donde han sido coronado reyes y acoge las reliquias de los más importantes santos polacos, como la reina Edvige, que murió en 1399 y fue proclamada santa por Juan Pablo II, a su vez canonizado en abril de 2014.

El Papa Francisco se detuvo en oración ante el lugar donde se encuentra la tumba del patrón de Polonia, san Estalisnao, y donde están también expuestas algunas de las reliquias de Juan Pablo II, y después se recogió en la capilla para venerar la figura del Santísimo Sacramento.

El arzobispo de Cracovia, el cardenal Stanislaw Dziwisz, que fue secretario de Juan Pablo II, en unas palabras de bienvenida le recordó que esta basílica "recoge la memoria de los grandes eventos"de la Historia polaca.

"Aquí late el corazón de Polonia", declaró.

En la catedral se encontraban cerca 130 obispos polacos, con quienes Francisco se reunió en privado.

Tras la visita a la catedral, el pontífice se retirará a descansar en el Arzobispado, que será su residencia y desde donde saludará a los fieles que se congregarán, como hizo Juan Pablo II en los viajes a su país natal.

EFE