La Iglesia, con las cuentas claras

Balance de la Asamblea Plenaria del Episcopado. «La credibilidad nos va en la transparencia económica», aseguró ayer el secretario general al presentar los presupuestos de la Conferencia Episcopal

Transparencia en los presupuestos, en la acción. Es el mensaje que lanzó ayer en su segunda comparecencia, el nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, acompañado del vicesecretario de Asuntos Económicos, Fernando Jiménez Barriocanal, al presentar los presupuestos del Episcopado para el próximo año. Es uno de los acuerdos adoptados por la CII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, reunida desde el lunes hasta ayer. Así, aunque no se disponen todavía de los datos sobre la última campaña de la declaración de la Renta, los obispos confían y trabajan sobre la hipótesis de que la Iglesia recibirá la misma cantidad del año anterior. Con este punto de partida, el Fondo Común Interdiocesano estará dotado con 231,6 millones, la misma cantidad que este año, mientras que el presupuesto de la CEE será de 4,4 millones, un 1,5 por ciento más que en 2013.

«Hay un deber de transparencia y claridad», relató Gil Tamayo, que subrayó como «la credibilidad nos va en este asunto». Así, recordó que «la Iglesia está en clave de autofinanciación, no vive del Estado. Lo hace por intermediación de la Administración Pública, pero se somete a un referéndum anual», explicó en relación a la decisión de los ciudadanos de marcar la cruz de la Iglesia en su declaración de la renta.

Preguntado por si desde el Gobierno les ha comunicado ya la inclusión de la Iglesia en la futura Ley de Transparencia, Jiménez Barriocanal señaló que «no es un tema que se esté tratando en las relaciones que mantienen los técnicos de Hacienda y los de la Conferencia Episcopal». Acto seguido, dijo que «nosotros vamos a hacer lo que se nos diga, pero ya estamos avanzando en esa línea. Se habla de presentar los presupuestos, una memoria de actividades, someter a revisión estas actividades».

Poco antes, en declaraciones a Radio Nacional, Gil Tamayo pidió que «el PSOE y otros partidos del espectro político expresen sus ideas y cumplan sus programas pero dejen de usar a la Iglesia como bandera para distraer de asuntos que son graves e importantes». En esta línea, ha pedido que «los experimentos se hagan con gaseosa y no con las cosas que van bien» en referencia a la intención del Partido Socialista de modificar los acuerdos del Estado con la Santa Sede. «España lleva una trayectoria democrática lo suficientemente amplia y los acuerdos que fueron firmados después de la Constitución y ratificados por el Congreso están dando resultados», aseguró.

«El inmigrante no es un peligro»

Asignatura de Religión

Gil Tamayo justificó la presencia de la asignatura de Religión en el aula desde «el derecho esencial de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones en el marco escolar».

Cuchillas en la valla de Melilla

Preguntado por la instalación de las cuchillas en la valla de Melilla, el secretario se confesó hijo de inmigrantes en Alemania, y destacó que «esa no es la manera, habrá que regular desde el respeto básico y esencial a la vida. El inmigrante no es un peligro. Nosotros no podemos estar en una cultura del descarte».

El aborto

En relación a la reforma del aborto, se mostró partidario de «desclericalizar las cosas» y tomar la defensa de la vida como un derecho humano.