Los cristianos, los más perseguidos del mundo

El rector emérito del Instituto Pontificio de Estudios Árabes e Islámicos defiende que los cristianos de Tierra Santa viven en una situación "particularmente precaria".

El rector emérito del Instituto Pontificio de Estudios Árabes e Islámicos, el sacerdote Justo Lacunza, defiende que los cristianos de Tierra Santa viven en una situación "particularmente precaria"y que el colectivo cristiano "es el más perseguido del mundo", tras juzgar sendas estadísticas sobre libertad religiosa del gobierno de los Estados Unidos y la institución católica Ayuda a la Iglesia Necesitada, que analizan cada año la situación de 194 países.

"En primer lugar, el colectivo cristiano es el más perseguido y el que menos derechos humanos tiene, incluida la libertad religiosa, ratificada en el artículo 18 de la Declaración de los Derechos Humanos de 1948; la segunda conclusión es que la situación es particularmente precaria en Oriente Medio y también en África occidental; la tercera conclusión, y llevo más de 30 años repitiéndolo, delante del mayor pisoteo de los derechos humanos del mundo, uno constata la apatía y la indiferencia y, por no decir, una especie de persecución solapada de las minorías cristianas y tengo que advertir también de las minorías de las comunidades judías en el Oriente Medio y en otros países".

Estas tres conclusiones de los citados informes las desveló Lacunza durante la conferencia 'La persecución de los cristianos en el Medio Oriente' celebrada recientemente en Madrid por la organización Fuente Latina.

El rector emérito centró sus palabras en Oriente Medio, y defendió que allí los cristianos son de la categoría de emigrantes o forasteros. "Ellos pertenecen a la historia cultural, religiosa, económica, artística y civilizadora de los países de Oriente Medio, incluidos los países del norte de África. Esto tampoco es ideología, esto es historia. El islam llega a esta zona, después de la presencia de los cristianos en estos países durante más de seis siglos", agregó.

Lacunza concretó que, al hablar de los cristianos de Oriente Medio, no hay que quedarse sólo con "la etiqueta de cristianos", pues se trata de un colectivo integrado por fieles que pertenecen a un abanico de ritos, liturgias y de lenguas.

Este experto también añadió que no se le da la importancia "suficiente"a las minorías cristianas y a la "precariedad"en la que viven las comunidades judías en Oriente Medio y se refirió a la declaración de Al Qaeda del 23 de febrero de 1996, en la que, entre los enemigos declarados se encontraban los cruzados, es decir, según Lacunza, los cristianos.

"Por eso hablar de las minorías cristianas no es hablar sencillamente de cuatro cristianos que están perseguidos o que tienen dificultad para moverse, es hablar del problema principal y real que tenemos nosotros en el mundo, en nuestras sociedades, en el continente asiático, africano, americano, del norte y sur y europeo", concluyó.