MENÚ
domingo 25 agosto 2019
11:42
Actualizado

Muere el cardenal Fernando Sebastián

Fue uno de los 16 sacerdotes elegidos por el Papa Francisco en su primer consistorio

  • El cardenal Fernando Sebastián | Lorenzo Carnero/ puntopress
    El cardenal Fernando Sebastián | Lorenzo Carnero/ puntopress
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

25 de enero de 2019. 13:39h

Comentada
Olaya González.  Madrid. 25/1/2019

El cardenal español Fernando Sebastián Aguilar ha fallecido en Málaga a los 89 años, según ha informado el Arzobispado de la capital navarra, después de no haber podido recuperarse de un ictus que sufrió el pasado domingo. También era obispo emérito de Pamplona y de Tudela, y uno de los hombres de confianza del Papa Francisco en España. De hecho, el zaragozano fue uno de los 16 obispos ordenados en su primer consistorio, hace ahora cinco años, en una ceremonia en la Basílica de San Pedro del Vaticano. Ocupó diferentes cargos en la Conferencia Episcopal.

Los restos mortales del cardenal serán velados desde las 10:00 horas hasta las 21:00 horas de hoy en la iglesia del Sagrario, y mañana desde las 10:00 horas hasta su traslado para el inicio de la Misa Corpore Insepulto, según ha indicado la Conferencia Episcopal en un comunicado. El funeral tendrá lugar mañana sábado a mediodía en la capilla del Santísimo Sacramento de la Catedral Basílica de la Encarnación de Málaga. Las diócesis de Navarra y Tudela también celebrarán en los próximos días sendas misas en su memoria.

Se había jubilado en septiembre de 2007, cuando el Papa Benedicto XVI aceptó su retiro por razones de edad. Desde entonces, dedicó sus esfuerzos a impartir clases de Teología, disciplina a la que ha dedicado su actividad académica, a los seminaristas de Málaga y también en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de la ciudad andaluza. Antes había sido obispo de León (1979), secretario general de la Conferencia Episcopal (1982), arzobispo coadjutor de Granada (1988), administrador apostólico de Málaga (1991), administrador apostólico de Calahorra y La Calzada-Logroño (2003) y gran canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca (1991), además de arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela (1993). También participó en cinco asambleas del Sínodo de los Obispos.

«Es una vida hermosa, atada estrechamente a la vida de Jesús, a su palabra, a sus ejemplos, a su misión y a sus deseos. Ser sucesor de los Apóstoles es ser uno de la primera comunidad de Jesús, uno de sus primeros amigos, de los que viven y trabajan con él al servicio del plan de Dios para el mundo. Esta relación con el Señor te va dominando poco a poco, te separa de los intereses y de las costumbres del mundo y te hace vivir todas las cosas desde otro punto de vista, desde el punto de vista de Jesús. En esta vida singular, la Eucaristía, el Jesús de los Evangelios, el Cristo resucitado y glorioso se va haciendo tu mundo verdadero, tu refugio, el hogar secreto y amoroso de tu vida personal. Ahí estoy, ahí quiero estar, aquí quiero encontrarme con la verdad de todos mis hermanos, con el mundo renacido y verdadero», dijo en una ocasión.

Ha publicado varios libros sobre Teología, entre ellos una autobiografía, “Memorias con esperanza”, en la que recoge sus vivencias en el periodo de la Transición española. Se había especializado en el campo de la Antropología Teológica, Eclesiología, Vida Consagrada, Teología y Pastoral de los Sacramentos.

Últimas noticias