La alopecia areata

La alopecia areata es un tipo de alopecia que se caracteriza por aparecer en zonas concretas del cuerpo, principalmente en el cuero cabelludo

Casi siempre aparecen como pequeñas zonas circulares en la cabeza y la barba, que están desprovistas de pelo. Por su aspecto es muy fácil de identificar, ya que no presenta la perdida de cabello regular y generalizada de otros tipos de alopecia.

La piel que está debajo de la zona afectada por una alopecia areata presenta un aspecto normal. No hay alteraciones visibles.

La alopecia areata afecta tanto a hombres como mujeres, pero es más frecuente en los varones. La franja de edad más afectada por la alopecia areata se situaría entre los diez y los veinticinco años, aunque también puede aparecer a otras edades más tempranas o más tardías.

¿Cuáles son las causas de la alopecia areata?

En palabras del doctor y cirujano capilar Gustavo Galindo: "En cuanto a la Alopecia Areata siendo una lesión dermatológica de origen autoinmune, sabemos que puede haber muchas causas que la que originan, pero todas pasan por un estrés que sufre el cuerpo sea: emocional, traumático o incluso estrés nutricional. En cualquiera de estos casos es frecuente que se distorsione la inmunidad del cuerpo y que se manifieste a través de una Alopecia Areata.”

Existen diferentes factores y causas que inciden en la aparición de la alopecia areata. Se trata de una enfermedad en la que pueden intervenir múltiples orígenes. Los más documentados son:

  • Estrés: las situaciones de estrés tienen manifestaciones físicas en el cuerpo humano. Una de ellas, aunque no muy frecuente, puede ser en forma de alopecia areata.
  • Infecciones: la invasión del cuerpo por determinados virus puede provocar también una alopecia areata.
  • Exposición a tóxicos y patógenos: circunstancias ambientales y el contacto con elementos tóxicos pueden provocar este tipo de alopecia.
  • Crisis de ansiedad. Está ampliamente documentada la relación entre crisis de ansiedad en algunos afectados y la aparición de alopecias areatas.
  • Desequilibrios nutricionales. Los trastornos nutricionales y la falta de nutrientes básicos pueden provocarla.
  • Determinadas enfermedades. En personas celíacas o que padecen diabetes tipo 1 puede aparecer también esta alopecia.
  • Factores genéticos: la aparición de la alopecia areata puede venir determinada por algunos factores genéticos presentes en el individuo afectado.
  • Fallos en el sistema inmunológico: muchos expertos coinciden en que el desencadenante principal es un fallo en el sistema inmunológico que reconoce los folículos pilosos como amenazas. Esto hace que los ataquen y que el cabello caiga y no vuelva a crecer.

Tipos de alopecia areata

Existen diferentes tipos de alopecia areata:

  • Alopecia areata común: es la alopecia de la que hemos estado hablando en este artículo, que afecta a determinadas zonas como cuero cabelludo o barban y que son pequeños círculos despoblados del tamaño de una moneda.
  • Alopecia areata total: afecta a la totalidad del cuero cabelludo.
  • Alopecia areata universal: menos frecuente, la perdida del pelo se produce en todo el cuerpo.

¿Cómo podemos tratar la alopecia areata?

Los efectos de la alopecia areata pueden ser temporales, pero también pueden durar muchos años o convertirse en permanentes. La principal manifestación de esta enfermedad, como hemos dicho, es la aparición de calvas localizadas en determinadas zonas de cuero cabelludo o de la barba.

Esto puede causar un estrés añadido a quien lo padece, debido al aspecto extraño que presentan.

El diagnóstico de la alopecia areata lo podemos tener con exploración visual de las zonas afectadas y también con analíticas de laboratorio.

Los tratamientos recomendados para corregir la alopecia areata son:

  • Láser capilar: con este tratamiento se consigue frenar la caída del pelo, y que las zonas afectadas por la alopecia areata no se extiendan.
  • Tratamiento de regeneración: este tratamiento está enfocado a, por un lado, conseguir frenar la caída del cabello y, por otro, estimular el crecimiento del cabello.
  • Mesoterapia: técnica de bioestimulación capilar a base de precursores para que se regenere la zona afectada por la alopecia areata.
  • Bioestimulación Transdérmica: previene la caída de más cabello.
  • Injerto Capilar: técnica natural consistente en la repoblación con nuevo cabello de la zona afectada.

También existen otros tratamientos alternativos o complementarios a los anteriores como sería uso de pelucas oncológicas y estéticas, encaminadas a la recuperación de la imagen. O también sistemas de integración capilar, mediante prótesis capilares.

Aunque no estamos ante una enfermedad grave, sí que puede tener consecuencias psicológicas y de autoestima para las personas. Como hemos visto, existen una amplia gama de tratamientos posibles para combatirla. Solo tenemos que ponernos en manos de los mejores especialistas.