Los profesionales de los cuidados paliativos: “No debemos permitir que ninguna persona muera sola”

Las sociedades que les representan rechazan que se prive sin motivo de consciencia a los enfermos y que fallezcan padeciendo dolor o disnea.

Thumbnail

La Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal) y la Asociación Española de Enfermería de Cuidados Paliativos (Aecpal) han hecho un llamamiento en plena pandemia de coronavirus para que ningún enfermo muera solo. Ambas sociedades científicas expresan públicamente su preocupación “por lo que creemos que puede estar incidiendo de manera trascendental en el sufrimiento de cientos de personas”.

En un comunicado, explican que “la prudencia y dedicación en nuestro trabajo han dado paso en muchos de nosotros al miedo, no solo a contagiarnos, sino también a contagiar. El tacto, la cercanía, los abrazos, incluso los besos, instrumentos habituales en nuestro trabajo, han sido sustituidos por guantes, mascarillas y demás sistemas de protección”.

La Secpal y la Aecpal lamentan que el necesario confinamiento provoque que no todos los familiares puedan despedirse de los infectados en sus últimos días. “Nos preocupa el sufrimiento de las personas. Tengan o no Covid 19, los pacientes con necesidades paliativas y sus familias cuidadoras sufren. Por la carga sintomática, por las emociones que aparecen. Por problemas sociales y familiares. Por el miedo y la incertidumbre. Por cuestiones espirituales de todo tipo que afloran cuando el fin de vida se hace presente”.

A los profesionales de los cuidados paliativos les preocupa que “las medidas lógicas ante la emergencia alejen este sufrimiento del objetivo asistencial en esta pandemia. Nos llegan voces de alarma de socios y amigos compartiendo esta inquietud por el enorme dolor que están presenciando”.

“Nos preocupa que el centro de la atención sea el virus y no el enfermo infectado. Que en los protocolos de atención que inundan las redes se olviden aspectos como la comunicación, la soledad, la despedida, los rituales... Nos preocupa. Y por eso insistimos. Los cuidados paliativos son un derecho de las personas, también en épocas como esta. No deberíamos permitir que ninguna persona muriera sola. Ni con sus síntomas mal controlados. Ni privada de su consciencia sin motivo o padeciendo dolor o disnea por miedo o por desconocimiento de las personas adecuadas. No deberíamos permitir que ninguna persona muriera sola. Ni ahora ni nunca”, remarcan.