España es el único país de Europa donde los niños no pueden salir de casa

En otros países pueden salir acompañados por uno de sus padres y cerca de casa o acudir a los parques: aquí encerrados desde hace cinco semanas

Thumbnail

Desde el principio del confinamiento por la pandemia del Covid-19 los niños han sido de los más perjudicados por las condiciones adoptadas ya que se les consideraba, más que como población de riesgo, como posibles transmisores asintomáticos del virus. Y en el entorno de los países europeos es donde las medidas estrictas del Gobierno español han sido y siguen siendo las más duras para este colectivo, que según los expertos, son los que más pueden achacar las consecuencias de tantos días sin salir de casa.

En diversas comparecencias, los ministros de Transporte y movilidad, Sanidad e Interior, han hecho alusión a que desde varias instituciones y presidencias de las comunidades autónomas han recibido solicitudes para que se valore la relajación de las normas de confinamiento hacia los más pequeños. Ayer mismo, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, abogaba por “buscar una fórmula pactada con expertos” para que en próximos días los niños puedan salir de casa con sus padres a dar un paseo “de forma limitada, controlada, ocasional y segura”. En la rueda de prensa posterior a la reunión por videoconferencia con el resto de líderes autonómicos y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, Feijóo ha recordado que los niños cumplirán el próximo 26 de abril -fecha límite del estado de alarma vigente actual- “mes y medio sin poder salir”, lo que se podría alargar incluso hasta “los dos meses”. A ojos de Feijóo es “excesivo” y se puede estar dando una situación de “discriminación impropia”.

También el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, plantea estudiar “fórmulas” para que los niños puedan salir de casa acompañados de algún adulto y evitar así el “desgaste psicológico” del confinamiento, especialmente en los hogares con menores. En una entrevista en laSexta, Almeida ha lamentado el “desgaste psicológico que tienen todos los ciudadanos confinados en su casas”, sobre todo aquellas familias con menores que llevan un mes sin salir a la calle y tienen la perspectiva de que van a seguir así al menos dos semanas más. “Hay un desgaste psicológico tremendo, muy importante, que también desde las instituciones tenemos que amortiguar en la medida de lo posible y por tanto establecer soluciones”, ha dicho. Por ello, ha pedido al Gobierno nacional “estudiar las fórmulas para permitir que los niños de una u otra manera puedan salir de sus casas”, todas ellas “compatibles con la garantía sanitaria”.

Europa y los niños

Noruega: Abrirá sus guarderías el 20 de abril y las escuelas primarias una semana más tarde.

Dinamarca: Reabrirá guarderías y escuelas, para niños hasta quinto grado, a partir del 15 de abril, si las cifras de contagiados y muertos por la pandemia de coronavirus se mantienen estables, según ha anunciado la primera ministra danesa, Mette Frederiksen.

Italia Está previsto que a partir del 14 de abril puedan salir también los niños acompañados por uno de sus progenitores durante un máximo de una hora cada día, por petición del Colegio de Psicólogos, y de asociaciones de educadores y familias.

Francia: Está permitido hacer ejercicio y que los niños salgan a la calle una hora diaria a una distancia máxima de un kilómetro de la vivienda. Algunas ciudades restringen más los movimientos y han establecido toques de queda.

Alemania: La reclusión en domicilio es bastante laxa, ya que los alemanes pueden salir a pasear y practicar deporte y la prohibición de la reunión de más de dos personas no se extiende a quienes comparten vivienda, que pueden salir juntos. La mayoría de los Lander señalan la necesidad vital del juego para la infancia y aconsejan que jueguen cada día en las áreas comunes, siempre con los mismos compañeros y atendiendo a ciertas reglas.

Portugal: Aunque se recomienda a la población que se mantenga en casa, no existe un confinamiento obligatorio en los domicilios y pueden salir a la calle a realizar compras, trabajar y practicar deportes. El derecho de reunión ha quedado limitado a un máximo de cinco personas.

Suecia: Bajo la teoría de la inmunidad del rebaño, mantiene abiertos parques públicos, bares y restaurantes y confía en la responsabilidad individual de sus ciudadanos para evitar que el contagio se desarrolle de forma masiva. Los niños pueden salir y verse con sus compañeros o amigos más cercanos, siempre los mismos.

Austria: El Gobierno ha decretado abrir los comercios y pequeños negocios a partir del 14 de abril. Los exámenes de final de curso y las pruebas que acreditan la superación del bachillerato, así como los resultados de las pruebas de selectividad (Matura) se realizarán, pero los centros permanecerán cerrados hasta mediados de mayo

Inglaterra: La relativa normalidad y relajación del confinamiento en Reino Unido a pesar de las advertencias hace que se puedan ver familias enteras en las calles dando paseos y muchos utilizan la excusa de hacer deporte de dos en dos.

Bélgica: El Gobierno de Sophie Wilmès ha recomendado que se haga deporte y se salga a pasear al aire libre, siempre respetando la distancia de seguridad, a aquellas familias con niños menores de seis años utilizando el coche. Esto obedece a dar una respuesta “a las familias que viven en la ciudad y que no tienen un parque cercano”.

ESPAÑA

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha indicado que “hay que mantener todavía la medida” de confinamiento para los niños por “prudencia”, porque son “vector de transmisión de la enfermedad” y en base a los datos epidemiológicos de los que disponen sobre la pandemia del coronavirus, frente a las peticiones que les están llegando para que los niños puedan salir a la calle. “Siendo conscientes del grado de sacrificio que comporta para las familias y los niños, por prudencia y con cautela, conforme a la información que disponemos, hay que mantener todavía esta medida”, ha subrayado Salvador Illa este lunes en rueda de prensa, informa Europa Press.

El Ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, insistió en que el Gobierno está buscando el momento para dar “una respuesta” que permita flexibilizar el confinamiento de los niños “sin poner en riesgo la salud de los más pequeños ni de terceros”, y no ha descartado que pueda adoptarse alguna medida dentro de dos semanas, una vez concluya la actual prórroga del estado de alarma. Hay que intentar que todo el sacrificio no se desperdicie por una media apresurada”, ha explicado Ábalos en una entrevista en RNE recogida por Europa Press en la que ha explicado que el Gobierno está preocupado tanto por el confinamiento de los menores, como por la situación que atraviesan otros colectivos como “mayores que viven solos". Sobre los niños, el titular de Transportes ha reiterado que al Ejecutivo le preocupa el hecho de que no puedan salir de casa durante tanto tiempo, así como su educación, pero ha insistido en la necesidad de ser prudentes y guiarse por el criterio sanitario: “Lo que nos va marcando son los registros sanitarios, pero tenemos que hacerlo de un modo que no sea automático, sino con prudencia para no errar y que todo el sacrificio se desperdicie por una medida apresurada o imprudente”.