El Gobierno confirma que peligra la temporada de piscina

Fernando Simón indicó que es muy difícil que a mediados de junio todas las comunidades estén en la misma situación

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha confirmado lo que muchos ya temían. La temporada de piscinas está en el aire y, aunque lo descartó que se puedan abrir a lo largo del verano, pidió prudencia y dijo que hay que mirar muy bien cada paso que se da.

Preguntado por LaSexta, al hilo de varias publicaciones realizadas por LA RAZÓN, Simón dejó claro que no es una de las prioridades del Gobierno: “no recuerdo si las propuestas o las fases hablaban algo de esta actividad”. Seguidamente dijo que “las piscinas se abren a mediados de junio, el 14 o el 15 o en función de cuando caiga el fin de semana. Es una actividad que debemos ir valorándola día a día y que dependerá también mucho de cómo evoluciona cada territorio”. En este sentido, ya avanzó que habrá varias comunidades que no podrán abrir las piscinas en esos plazos: “No sé si en todos los territorios por esas fechas estaremos en la misma situación y por lo tanto no será posible abrirlas”.

Y para preparar a los ciudadanos para lo peor, ya fue avanzando que “hay que verlo día a día, con prudencia. Nos enfrentamos a un virus que nos ha puesto en una situación complicada. Hay que ser muy prudentes”.

Si nos atenemos a las palabras de Simón y a su opinión sobre el regreso a los colegios en el mes de septiembre -en las que se mostró a favor a que en las clases de 30 sólo asistan 15 niños-, todo parece indicar que no se abrirán las piscinas y si se hace, se hará bajo unas estrictas medidas de seguridad y distanciamiento, lo que hace muy complicado que las piscinas comunitarias.

Precisamente de la falta de claridad del Gobierno se quejaba ayer el presidente del colegio de administradores de fincas (CGCAFE), Salvador Díez. Díez explicó que remitió una carta al ministro de Sanidad, Salvador Illa, de la que sólo recibió una escueta respuesta: “Tomamos nota”.

Illa volvió a enviar la misiva a la dirección general de salud Pública para que, en el caso de que el Gobierno decidiera que las piscinas se pueden abrir, las comunidades de propietarios tuvieran los mecanismos y el tiempo suficiente para poder afrontar las posibles medidas restrictivas que se impusieran para el uso de las piscinas comunitarias.

Así, Díez solicitó que hubiera una norma que fuera para todo el territorio nacional. A pesar de que cada comunidad tiene transferidas las competencias en este sentido, debería haber una norma común para que todos supieran a qué atenerse y tener la agilidad de adaptarse rápido y poner en marcha los mecanismos que hicieran posible la apertura.

En ese protocolo único, deberían establecer que ocurre con los vestuarios, como se limpian las zonas comunes y con qué frecuencia, el uso de la pileta, si hay limitaciones de aforo...

En lo que sí trabaja el Gobierno es en estudiar cómo se comporta el Covid-19 en el agua de las piscinas, en el mar, e incluso en la arena de playa. De cara a implementar medidas para fomentar el turismo responsable este verano, han encargado un estudio al CSIC que supuestamente debería tener terminado a lo largo de esta semana.