La manera de respirar que ayuda a combatir el coronavirus

La producción de óxido nitroso eleva los niveles de oxígeno y permite combatir las infeccione virales

Un hecho tan sencillo y rutinario como respirar puede ser la mejor forma de combatir el coronavirus. O es lo que sostiene el profesor Louis J. Ignarro, premio Nobel de Medicina de 1998. Ignarro explica que inhalar por la nariz y exhalar por la boca proporciona un “poderoso beneficio médico que puede ayudar al cuerpo a combatir las infecciones virales”.

Esta argumentación se sostiene en el mecanismo fisiológico por el que las cavidades nasales producen óxido nítrico (NO). Esto supone un aumento del flujo sanguíneo a través de los pulmones y eleva los niveles de oxígeno en la sangre. Además, tiene poderes antivirales.

Los beneficios del óxido nítrico

El óxido nítrico es una molécula de señalización muy difundida que desencadena muchos efectos fisiológicos. También se utiliza clínicamente como gas para dilatar las arterias pulmonares en los recién nacidos con hipertensión pulmonar. Esta sustancia es producida continuamente por el billón de células que forman el revestimiento interno, o endotelio, de las arterias y venas de nuestro cuerpo, especialmente en los pulmones.

Además, relaja los llamados músculos lisos de las arterias para que funcionen correctamente. También juega un papel clave en la erección masculina. De hecho, este descubrimiento sirvió para la invención de uno de los fármacos que revolucionaron la sexualidad de los mayores, la viagra, que potencia la acción del óxido nítrico.

Otros tipos de células del cuerpo, entre ellas los glóbulos blancos y los macrófagos de los tejidos, producen óxido nítrico con fines antimicrobianos.

Un estudio in vitro realizado en 2004 durante el último brote de otro virus del grupo SARS, el óxido nítrico logró aumentar la tasa de supervivencia de las células de mamíferos infectados por el virus. Esto sugirió que el óxido nítrico tenía un efecto antiviral directo. En un pequeño estudio clínico realizado ese mismo año, el se comprobó que el óxido nítrico inhalado fue efectivo contra el SARS-CoV en pacientes gravemente enfermos con neumonía.

El SARS que causó el brote de 2003 y 2004 comparte en gran medida su genoma con el SARS-CoV-2, el virus responsable del COVID-19. Esto sugiere que la terapia con óxido nítrico inhalado puede ser efectiva para tratar a los pacientes con COVID-19.

El NO inhalado se encuentra actualmente en ensayos clínicos para el tratamiento del covid-19. Los investigadores esperan que tres acciones principales del óxido nítrico puedan ayudar a combatir la infección: dilatar las arterias pulmonares y aumentar el flujo sanguíneo a través de los pulmones; dilatar las vías respiratorias y aumentar el suministro de oxígeno a los pulmones y a la sangre; matar e inhibir directamente el crecimiento y la propagación del coronavirus en los pulmones.

El óxido nítrico se produce en la cavidad nasal, pero no en la boca, y el NO producido en la cavidad nasal es químicamente idéntico al que se usa clínicamente por inhalación. Así que al inhalar a través de la nariz, la sustancia va directamente a los pulmones, donde aumenta tanto el flujo de aire como el de sangre y mantiene a raya a los microorganismos y las partículas de virus.