Más de 200 científicos piden a la OMS que reconozca la transmisión aérea del coronavirus

Los expertos de 32 países solicitan a la Organización Mundial de la Salud que revisen sus actuales recomedaciones

Hasta ahora la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha mantenido que el virus que provoca la Covid-19 se transmite a través del contacto con gotitas procedentes de tos o estornudos de una persona enferma, sin embargo 239 expertos de 32 países contradicen a la organización en una carta en la que alertan de que el coronavirus podría transmitirse por el aire.

El grupo de científicos publicó hoy la misiva en la que asegura que los estándares de distancia social frente a la pandemia de COVID-19 son “insuficientes” y pide a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se tome más en serio la investigación sobre la transmisión aérea del virus.

Los científicos advierten de que se ha subestimado la transmisión del coronavirus en el aire en ambientes interiores, y así lo señalan al analizar como los casos se están multiplicando cuando en bares y restaurantes, oficinas y mercados.

Por este motivo, se recomienda el uso de mascarillas en espacios con poca ventilación, más allá de la separación social recomendada, en escuelas, hogares de ancianos, residencias y negocios necesiten minimizar la recirculación de aire y agregar nuevos filtros potentes.

La misiva, adelantada este fin de semana a los diarios The New York Times y The Washington Post y publicada hoy en la revista científica “Clinical Infectious Diseases”, pide a la comunidad médica y a los organismos internacionales reconocer los riesgos de transmisión de la Covis-19 más allá de dos metros establecidos como distancia de seguridad en la mayoría de países.

”Hacemos un llamamiento a la comunidad médica y a las organizaciones internacionales y nacionales a reconocer el potencial de extensión aérea de la COVID-19″, apuntan los expertos, que señala específicamente a la OMS por no “reconocer la transmisión aérea” a excepción de en ciertos procedimientos en hospitales.

”Estudios por parte de los firmantes y otros científicos han demostrado más allá de cualquier duda razonable que los virus son liberados durante la espiración, hablando y tosiendo en microgotas lo suficientemente pequeñas como para que se mantengan en el aire y supongan un riesgo de exposición a distancia mayores de los 1 ó 2 metros”, señalan los 239 científicos signatarios.

La advertencia colectiva, liderada por la profesora Lidia Morawska, directora del Laboratorio de Calidad del Aire Internacional y Salud, asegura que “en velocidades interiores típicas, una gota de cinco micrones (un micrón es la millonésima parte de un metro) viaja decenas de metros”, con lo que cubre la totalidad de una habitación de dimensiones medias.

Los científicos, que incluyen expertos en epidemiología, virología o física de fluídos, se basan en investigaciones sobre casos de “supercontagio” del virus SARS-CoV-1, responsable de la epidemia de SARS de 2003, pero también del SARS-CoV-2, causante de la actual pandemia de COVID-19 y responsable de más de medio millón de muertes en todo el mundo.

”El problema es especialmente agudo en interiores o espacios cerrados, particularmente en aquellos con aglomeraciones y ventilación inadecuada relativa al número de ocupantes y por períodos de exposición extensos”, explican los expertos.”Existe un significativo potencial de exposición por inhalación a los virus por gotas respiratorias microscópicas. Entender la transmisión de las enfermedades respiratorias infecciosas en lugares cerrados requiere a expertos en diferentes áreas de la ciencia y la ingeniería”, añaden.

OMS: “Escasa evidencia” de su transmisión aérea

Hasta ahora la OMS había mantenido que para que se lleve a cabo la transmisión ambas personas tienen que estar a una distancia de un metro y, el infectado, tiene que toser o estornudar. Asimismo, el organismo de Naciones Unidas ha admitido de que el nuevo coronavirus también se puede contagiar si el paciente toca una superficie y, acto seguido, lo hace una persona sana, o que ésta última utilice objetos del paciente como, por ejemplo, un termómetro.

En este sentido, la OMS ha informado de que la transmisión por el aire se produce cuando hay una presencia de microbios dentro de los núcleos de gotas, las cuales pueden permanecer en el aire durante largos períodos de tiempo y transmitirse a otros a distancias superiores a un metro.

Sin embargo, el organismo ha insistido sobre la escasa evidencia científica que existe sobre la posibilidad de que el nuevo coronavirus se transmita por el aire, si bien ha reconocido que la transmisión aérea sí puede ser posible en circunstancias y entornos específicos en los que se realizan procedimientos o tratamientos de apoyo que generan aerosoles.