Descubren el “interruptor” que hace que la grasa marrón humana queme energía

La activación de la grasa marrón quema calorías, mejora la sensibilidad a la insulina e incluso afecta a la regulación del apetito

Un equipo internacional de investigación, entre ellos el Centro de Investigación Básica del Metabolismo de la Fundación Novo Nordisk de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), ha descubierto cómo activar la grasa marrón en los humanos, lo que puede conducir a nuevos tratamientos para la diabetes tipo 2 y la obesidad.

La grasa marrón quema energía y genera calor, un proceso llamado termogénesis, después de ser activada por la temperatura fría o por señales químicas. Los seres humanos tienen pequeños depósitos de grasa marrón, y los científicos tienen la hipótesis desde hace mucho tiempo de que encontrar formas alternativas de activar farmacológicamente la grasa podría ayudar a mejorar el metabolismo.

En su trabajo, publicado en la revista ‘Cell Metabolism’, los científicos han descubierto ahora que los receptores adrenérgicos beta2 (b2-AR) en las células de grasa marrón son responsables de estimular la termogénesis. El hallazgo podría explicar por qué la mayoría de los ensayos clínicos, que han intentado inducir a los BAT a quemar energía, han tenido un rendimiento deficiente.

La activación de la grasa marrón quema calorías, mejora la sensibilidad a la insulina e incluso afecta a la regulación del apetito. Nuestros datos revelan una clave desconocida hasta ahora para desbloquear estas funciones en los humanos, lo que potencialmente sería de gran beneficio para las personas que viven con obesidad o diabetes de tipo 2”, explica una de las autoras, Camilla Schéele.

En otoño comenzará una segunda fase de investigación, que intentará validar el hallazgo activando la grasa marrón con fármacos que se dirigen a la b2-AR. “Nuestro próximo paso será usar una droga que active específicamente ese objetivo en la grasa marrón y determinar cuánto podría ser útil para quemar grasa y calorías en los humanos. Una vez hecho esto, los estudios en pacientes con diabetes tipo 2 comenzarán a determinar si este enfoque puede ser útil para mejorar el control metabólico de la enfermedad”, detalla otro de los autores, André Carpentier. Ep