Cafeína y siesta, la clave para evitar la somnolencia

Un café (o dos) y una cabezada de 20-30 minutos podría ser la estrategia para aumentar el estado de alerta, especialmente las personas que trabajan en turnos de noche. Así lo afirma una nueva investigación de la Universidad de Australia del Sur.

¿Cafeína y siesta? ¿juntas? Así es, no has leído mal. Parece que la combinación de ambas cosas, de un modo moderado, es la nueva fórmula para evitar la somnolencia en las personas que trabajan en turnos de noche. Así lo muestra una investigación, capitaneada por la doctora Stephanie Centofanti del Laboratorio de Cronobiología y Sueño de la Universidad del Australia del Sur (UniSA), cuyos resultados muestran que tomar un café antes de una siesta de 20 a 30 minutos, puede ayudar a contrarrestar los efectos del tipo de inercia del sueño que experimentan . “Los trabajadores por turnos suelen estar privados de sueño de forma crónica, porque tienen patrones interrumpidos e irregulares. Este estudio es el primero en analizar la siesta con cafeína en medio de la noche", explica la investigadora. “Sabemos que muchos trabajadores por turnos duermen la siesta durante el turno de noche y beben café para aumentar su estado de alerta, por lo que era importante considerar estas contramedidas en combinación”, añade. Contramedidas porque ambas, por separado, no están dentro de las recomendaciones para mejorar la calidad de sueño.

La clave está en cómo combinar ambas para obtener el resultado deseado. El estudio piloto probó el impacto de 200 mg de cafeína (equivalente a 1-2 tazas de café regulares) consumidos por los participantes justo antes de una siesta de 30 minutos a las 3.30 de la madrugada, comparando los resultados con un grupo que tomó un placebo. Hasta ahora, solo se había hecho una investigación con esta combinación de variables, pero en horario diurno. “Tomando un café justo antes de una siesta corta, se obtiene un doble beneficio: un sueño relajado (ya que la cafeína tarda entre 20 y 30 minutos en hacer efecto) y, al despertar, sentirse despejado y alerta”, afirma Centofanti.

Personal sanitario

En España, más de 2,5 millones de personas trabajan en jornada nocturna, la mitad de ellas, ocasionalmente, y el resto, más de la mitad de los días laborables, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2018. Uno de los colectivos a los que podría beneficiar los resultados de esta investigación son los trabajadores sanitarios que han sufrido de modo más intenso las consecuencias de la crisis del Covid-19, que les ha obligado a trabajar en turnos de hasta 24 horas seguidas. “Por supuestos estos resultados son especialmente relevantes para ellos en este momento, ya que se sabe que necesitan tomar estos descansos para dormir unos minutos, con calidad de sueño, y poder seguir trabajando con los cinco sentidos”, señala la investigadora. “Constantemente estamos probando diferentes contramedidas para ayudar a mejorar el desempeño y el bienestar de los trabajadores por turnos, ya que es un tipo de desempeño que puede tener gran impactos en la salud y la seguridad”, concluye.

El siguiente paso, será probarlo en estudios más amplios.