Lo más saludable del alcohol es no tomarlo

Una nueva investigación del Centro Nacional de Epidemiología lo dice claro: no hay evidencia de que el consumo de alcohol pueda relacionarse con algún beneficio para la salud.

Una investigación evidencia que no hay consumo positivo de alcohol para la salud.La RazónDremastime

No existe un nivel de consumo seguro, ni recomendable, ni justificado, al menos desde el punto de vista de “proteger” frente a posibles patologías o mejorar el estado general de salud. Ni la cerveza ni el vino ni los licores tienen ningún efecto diferencial en la aparición y desarrollo de enfermedades cardiometabólicas, neurodegenerativas o cáncer. Así lo muestra un estudio liderado por Iñaki Galán, investigador del Centro Nacional de Epidemiología (CNE) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) en el que se evidencia que no hay consumo positivo de alcohol para la salud y que la “mejor recomendación” es no tomarlo. “Hay cierta tendencia social a creer que algunos tipos de bebidas alcohólicas podrían aportar, dentro de los comprobados efectos negativos globales que tiene el consumo de alcohol, algún efecto beneficioso (por ejemplo, en ocasiones se citan los polifenoles del vino)”, ha dicho Galán.

Por ello, el investigador pide prudencia ante los mensajes de ‘consumo moderado’ de alcohol. “Lo mejor, en cuestiones de seguridad para la salud, es no consumirlo. Pero, si las personas toman alcohol, la recomendación es no sobrepasar ciertos umbrales (no llegar a 20 g/día en hombres y 10 en mujeres). Los resultados señalan que no es posible ‘recomendar’ una u otra bebida alcohólica para manejar estos umbrales o un consumo ‘moderado’”, explica.

El estudio, publicado en la Revista española de salud pública, se ha realizado mediante una búsqueda a través de PubMed (entre enero de 2000 y febrero de 2019) de revisiones sistemáticas y metaanálisis que reportaban resultados cuantitativos de la asociación entre el consumo de diferentes tipos de bebidas alcohólicas y efectos en salud. Finalmente, los autores trabajaron con 26 estudios: 21 relacionados con cáncer, 3 con enfermedades cardiometabólicas, 2 con neurodegenerativas y uno con mortalidad general.

Mejor sin alcohol

Estamos en un momento cuanto menos peligroso, para no ser categóricos en los mensajes de prevención sobre el consumo de alcohol. A la cercanía de las fechas navideñas se suma el contexto actual de aislamiento social ocasionado por el Covid-19, en el esta droga puede ser un recurso “fácil” para evitar el miedo y la ansiedad y hacer frente a las emociones ante la situación de incertidumbre social. Por ello, y con motivo del Día Mundial Sin Alcohol, que se celebró ayer, la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha la campaña Mejor sin Alcohol que tiene el objetivo de recordar, especialmente a padres y jóvenes, los riesgos que supone la ingesta de alcohol entre los adolescentes, dada su inmadurez biológica y psicológica.

La droga más consumida en Europa

Según muestra la Encuesta Europea sobre Alcohol y otras Drogas (ESPAD) 2019 el 79% de los estudiantes declararon haber consumido alcohol alguna vez en la vida y el 13% haberse emborrachado en los últimos 30 días. En España, el consumo alguna vez en la vida es algo inferior, del 78%. Sin embargo, la prevalencia de borracheras se situó por encima de la media europea, con un 17%.

Respecto al binge drinking o episodios de consumo intensivo de alcohol (consumo de 5 o más bebidas alcohólicas en una ocasión), uno de cada tres estudiantes europeos (34%) informó haber realizado un consumo intensivo de alcohol durante los últimos 30 días. En España, la prevalencia es también del 34%, aunque con mayor consumo entre las mujeres a esta edad. Además, a pesar de que se ha incrementado la edad media de inicio del consumo de alcohol, ésta sigue siendo muy temprana, de 14 años, sin diferencias por sexo.