«Nuestro objetivo es hacer 10.000 test de hepatitis C en colectivos vulnerables»

Entrevista al presidente de Socidrogalcohol

Francisco Pascual/ Presidente Socidrogalcohol
Francisco Pascual/ Presidente Socidrogalcohol

-¿En qué consiste el programa Detect-C?

-Se trata de un programa que lleva a cabo Socidrogalcohol, con el patrocinio de Gilead en todo el territorio español, puesto en marcha a finales del pasado 2019. Consiste en proporcionar test diagnósticos para la detección del virus de la hepatitis C (VHC) a centros de atención a usuarios de drogas –ya sean de naturaleza pública o privada– debidamente acreditados para el tratamiento de trastornos adictivos. Y a otros centros sociosanitarios, como albergues, centros de salud mental, centros de atención a inmigrantes o centros de inserción social, entre otros, que atienden a otras poblaciones con alta prevalencia de infección por hepatitis C, que lo soliciten y cumplan los requisitos del programa. En esta fase, se realiza un cribaje y, posteriormente, se deriva al especialista correspondiente de digestivo, Hepatología o en enfermedades infecciosas. Se hace, además, un seguimiento del paciente para observar el cumplimiento terapéutico y la remisión de la enfermedad en caso de confirmarse la misma.

-¿Qué ventajas aporta?

-Se calcula que unas 70.000 o 75.000 personas pueden estar infectadas y no tratadas por el VHC, entre ellas la mayoría pertenecen a colectivos vulnerables como adictos a sustancias, inmigrantes, enfermos mentales, hombres que tienen sexo con hombres (HSH), chemsex, etc. En muchos casos estas personas no se acercan a los recursos sociosanitarios o no pueden acceder a test diagnósticos. En cambio, con este programa se proporcionan los test diagnósticos a los profesionales y entidades que por uno u otro motivo están en contacto con ellos, por lo tanto, se trata de contactar a estas personas y facilitarles el «screening» desde la cercanía.

-¿Qué porcentaje de población vulnerable se estima podría estar infectada de VHC?

-Más del 80% de las personas con hepatitis C refieren antecedentes de exposiciones para la transmisión del VHC conocidas, fundamentalmente, adictos a drogas por vía parenteral y prácticas sexuales de riesgo.

-Este año, como explicaba, se ha ampliado el tipo de centros sociosanitarios que pueden solicitar los test de diagnóstico de hepatitis C como albergues, centros de salud mental, centros de atención a inmigrantes... ¿A cuánta población con alta prevalencia de hepatitis C puede alcanzar este cambio?

-La idea sería intentar realizar al menos 10.000 test para poder avanzar en el cribado entre estos colectivos de personas.

-De ellas, ¿cuántas se estima que son personas con trastorno adictivo?

-Según los datos recogidos en la Guía de cribado del Ministerio de Sanidad, entre las personas que han consumido drogas por vía inyectada alguna vez en la vida y que han sido admitidas a tratamiento por abuso o dependencia de sustancias psicoactivas, la prevalencia de anticuerpos frente al VHC fue del 61,4% en 2017 (60,7% en hombres y 65,1% en mujeres). Por otro lado, entre las que habían utilizado la vía inyectada en el último año, la prevalencia fue del 63,1% (62,7% en hombres y 66,2% en mujeres). Pero hay que añadir que consumidores de cocaína, por su forma de consumo, esnifado con posibilidad de heridas nasales, pacientes con consumos excesivos de alcohol y policonsumidores, son más propensos a la hepatitis C por prácticas sexual y por diminución de sus defensas, lo que podría incrementar algo estas cifras.