Unas 20.000 personas viven con VIH sin saberlo

En casi la mitad de los nuevos casos se hace un diagnóstico tardío en España. Urgencias es determinante para la detección precoz del VIH. Los expertos alertan del peligro del olvido de esta enfermedad entre los más jóvenes

Sólo en España se estima que hay 146.000 infectados por VIH
Sólo en España se estima que hay 146.000 infectados por VIHChristian BridgwaterLa Razón

En la actualidad, la epidemia por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) continúa siendo un problema de salud global. Aunque esta enfermedad ha pasado de ser letal a convertirse en una patología crónica, el temor a que esta enfermedad se esté quedando en el olvido despierta todas las alarmas. Sólo en España se estima que hay 146.000 infectados por VIH y unas 20.000 personas viven con la infección sin saberlo, explican desde la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) . Además, en nuestro país se realiza un diagnóstico tardío en casi la mitad (48%) de los nuevos casos; lo que provoca un aumento de la morbimortalidad, una mayor expansión de la epidemia y un incremento en los costes sanitarios públicos.

Aunque nuestro país está realizando un gran esfuerzo para conseguir el triple objetivo de 90-90-90 marcado por el ONUSIDA, Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA, alcanzar el 90% de los pacientes diagnosticados, el 90% en tratamiento y el 90% con carga viral indetectable, la pandemia por el SARS-CoV-2 ha puesto en riesgo la trayectoria consolidada de los últimos años. El diagnóstico precoz de nuevos casos por infección de VIH es fundamental para el control de esta epidemia al facilitar el acceso al tratamiento, además de reducir el riesgo de transmisión a otras personas. Con motivo del Día Mundial de la lucha contra el SIDA, que se celebra el 1 de diciembre, en todo el mundo, la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) ha presentado la campaña “Deja Tu Huella en la Lucha Contra el VIH” para concienciar a los médicos de urgencias de la importancia de diagnóstico precoz en sus servicios y dar visibilidad a una enfermedad que en el pasado año 2019 contrajeron 1,7 millones de personas en el mundo y 38 millones y alrededor de 7,1 millones de personas, no sabían que estaban viviendo con el VIH, según datos publicados por ONUSIDA.

La campaña consta del documento “Recomendaciones dirigidas a los servicios de urgencias para el diagnóstico precoz de pacientes con sospecha de infección por VIH y su derivación para estudio y seguimiento” de SEMES, y que cuenta con el aval científico del Grupo de Estudio de SIDA (GESIDA) de la SEIMC y la colaboración de Gilead Sciences.

Este documento constituye un primer paso hacia la homogeneización de los criterios para la toma de decisiones en los Servicios de Urgencias que permitan aumentar el diagnóstico de personas con VIH. La edad media del diagnóstico de VIH es de 36 años y a esas edades es menos frecuente visitar el centro de salud. Por tanto, urgencias puede ser el único punto de contacto de estos pacientes con el sistema sanitario. Muchos de estos tienen enfermedades relacionadas con el VIH, como infecciones de transmisión sexual, neumonía adquirida en la comunidad, herpes zoster, síndrome mononucleósico, profilaxis post exposición y práctica del chemsex, y consultan por ellas con frecuencia en los Servicios de Urgencias.

Se calcula que hay un 28% de pérdida de oportunidades diagnósticas en la infección por VIH en los servicios de urgencias, un punto clave para cambiar el curso de la epidemia y disminuir su expansión. Y es que existe una media de dos visitas por cada paciente durante los tres años previos al diagnóstico.

Con todos estos datos, resulta evidente tanto la necesidad, como la relevancia de promover los programas de cribado del VIH en los servicios de urgencia españoles en estas enfermedades que son motivo de consulta frecuente en urgencias y que presentan una mayor prevalencia de VIH.

Y es que el VIH sigue más de 30 años después necesitando acciones contundentes para erradicar tanto el virus como sus consecuencias sociales. Especialmente entre los jóvenes españoles que creen que el VIH ya no es un problema en España, a pesar de que cada año se diagnostican más de 3.500 casos, y de que un 13% de las personas con VIH no sabe que tiene la infección. Por este motivo Gesida, CESIDA y SEISIDA ponen de nuevo en marcha la iniciativa Yo no me olvido, junto con ViiV Heatlhcare, para recordar que siguen existiendo otros problemas de salud más allá de la Covid-19 que no pueden quedar desatendidos. Y en que en 2018, casi un 30% de los nuevos diagnósticos de VIH fue en personas de menos de 30 años. Sin embargo, solo una minoría de jóvenes dispone de información rigurosa sobre prevención de las infeccciones de transmisión sexual, hay desconocimiento y subestimación del riesgo.

i