Sociedad

Logran erradicar el cáncer de mama en ratones

Un equipo de investigadores de la Universidad de Illinois descubre un nuevo enfoque gracias al cual una pequeña molécula mata entre el 95 y el 100% de las células cancerígenas en roedores, así como las metástasis en huesos, cerebro, hígado y pulmones

Los investigadores descubrieron una pequeña molécula, ErSO, que erradica el cáncer de mama en ratones al dirigirse a una vía que protege las células cancerosas
Los investigadores descubrieron una pequeña molécula, ErSO, que erradica el cáncer de mama en ratones al dirigirse a una vía que protege las células cancerosasL. Brian Stauffer

Se estima que una de cada ocho mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida. Es el tumor maligno más frecuente entre las mujeres. Pero un nuevo enfoque podría erradicar el tumor. De momento si bien solo en ratones. Así, un equipo de investigadores de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign ha descubierto que una pequeña molécula mata entre el 95 y el 100% de las células cancerosas en modelos de cáncer de mama con receptor de estrógeno positivo en ratones, así como sus metástasis en los huesos, el cerebro, el hígado y los pulmones. La molécula recientemente desarrollada, llamada ErSO, reduce rápidamente incluso los tumores grandes a niveles indetectables, según un estudio publicado hoy en la revista “Science Translational Medicine”.

“Incluso cuando unas pocas células de cáncer de mama sobreviven, lo que permite que los tumores vuelvan a crecer durante varios meses, los tumores que vuelven a crecer siguen siendo completamente sensibles al ‘re-tratamiento’ con ErSO”, asegura el profesor de bioquímica David Shapiro, quien dirigió la investigación con el profesor Paul Hergenrother.

“Es sorprendente cómo ErSO causó la rápida destrucción de la mayoría de las metástasis pulmonares, óseas y hepáticas y una reducción dramática de las metástasis cerebrales, ya que los tumores que se han diseminado a otros sitios del cuerpo son responsables de la mayoría de las muertes por cáncer de mama”, afirma Shapiro.

La actividad de ErSO depende de una proteína llamada receptor de estrógeno, que está presente en un alto porcentaje de tumores de mama. Cuando esta molécula se une al receptor de estrógeno, regula al alza una vía celular que prepara a las células cancerosas para un crecimiento rápido y las protege del estrés. Esta vía, llamada respuesta anticipada de proteínas desplegadas, o a-UPR, estimula la producción de proteínas que protegen a la célula de daños.

“El a-UPR ya está activo, pero funcionando a un nivel bajo, en muchas células de cáncer de mama. Resulta que esta vía protege a las células cancerosas de ser eliminadas por los medicamentos contra el cáncer”, explica Shapiro.

Este experto y Neal Andruska identificaron por primera vez la vía a-UPR en 2014 e informaron sobre el desarrollo de un compuesto que impulsó la vía a-UPR a toda marcha para matar selectivamente las células de cáncer de mama que contienen receptores de estrógeno.

“Debido a que esta vía ya está activa en las células cancerosas, es fácil para nosotros sobreactivarla, para cambiar las células del cáncer de mama a modo letal”, dijo el estudiante de posgrado Darjan Duraki, quien comparte el estatus de primer autor del nuevo informe con el estudiante de posgrado Matthew Boudreau.

Si bien el compuesto original impidió el crecimiento de las células de cáncer de mama, no las mató rápidamente y tuvo efectos secundarios indeseables. Para la nueva investigación, Shapiro y Hergenrother trabajaron juntos en la búsqueda de una molécula pequeña mucho más potente que pudiera apuntar al a-UPR. Su análisis condujo al descubrimiento de ErSO, una pequeña molécula que tenía poderosas propiedades anticancerígenas sin efectos secundarios detectables en ratones, revelaron otras pruebas.

“Esta UPR anticipatoria depende de los receptores de estrógeno”, dijo Hergenrother. “Este compuesto no toca las células que carecen del receptor de estrógeno y no afecta a las células sanas, tengan o no un receptor de estrógeno. Pero es muy potente contra los receptores de estrógeno positivos”, añade

ErSO no se parece en nada a los medicamentos que se usan comúnmente para tratar los cánceres con receptores de estrógeno positivos, asegura Shapiro. “Esta no es otra versión de tamoxifeno o fulvestrant, que se utilizan terapéuticamente para bloquear la señalización de estrógenos en el cáncer de mama”, añade. Aunque se une al mismo receptor al que se une el estrógeno, se dirige a un sitio diferente en el receptor de estrógeno y ataca una vía celular protectora que ya está activada en las células cancerosas, precisa.

Algo clave, ya que, “dado que alrededor del 75% de los cánceres de mama son receptores de estrógeno positivos, ErSO tiene potencial contra la forma más común de cáncer de mama”, explica Boudreau. “La cantidad de receptor de estrógeno necesaria para que ErSO se dirija a un cáncer de mama es muy baja, por lo que ErSO también puede funcionar contra algunos cánceres de mama que tradicionalmente no se consideran ER positivos”, añade.

Otros estudios en ratones mostraron que la exposición a este fármaco no tuvo ningún efecto sobre su desarrollo reproductivo. Y el compuesto fue bien tolerado en ratones, ratas y perros que recibieron dosis mucho más altas que las requeridas para la eficacia terapéutica, encontraron los investigadores.

ErSO también funcionó rápidamente, incluso contra tumores avanzados de cáncer de mama de origen humano en ratones, informan los investigadores. A menudo, dentro de una semana de exposición a ErSO, los cánceres de mama avanzados de origen humano en ratones se redujeron a niveles indetectables.

“Muchos de estos cánceres de mama se reducen en más del 99% en solo tres días”, dijo Shapiro. “ErSO es de acción rápida y sus efectos sobre los cánceres de mama en ratones son grandes”.

La compañía farmacéutica Bayer AG obtuvo la licencia del nuevo fármaco y explorará su potencial para realizar más estudios en ensayos clínicos en humanos dirigidos a los cánceres de mama con receptores de estrógeno positivos, dijeron los investigadores. A continuación, los investigadores explorarán si ErSO es eficaz contra otros tipos de cánceres que contienen receptores de estrógeno.

Pero, ¿este nuevo enfoque es realmente prometedor? El Dr. José Ignacio Chacón, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), explica a este suplemento que “es una vía extraordinariamente prometedora” porque es la primera molécula que interviene en una nueva vía de la regulación del cáncer de mama. “El tamoxifeno o fulvestrant, que son los fármacos antiestrogénicos que utilizamos ahora, sirven para bloquear el receptor celular, y ahora esta nueva molécula estimula el bloqueo del mecanismo de protección. Es decir, desprotege a la célula tumoral y hace que muera”, precisa el Dr. Chacón, oncólogo médico del Hospital Virgen de la Salud, en Toledo.

Además, el doctor destaca que “los investigadores del citado estudio no han encontrado resistencia a esta molécula de momento; parece que es muy selectivo hacia las células tumorales, ya que no toca las células sanas, muy efectivo y poco tóxico”. En todo caso, “hay que investigar más el porqué no daña las células sanas, ya que eso aún no se sabe”, añade.

Ahora bien, incluso si todo fuera bien, ¿cuánto tiempo tendría que pasar para que este enfoque llegue a la fase clínica? “Mínimo cinco años y eso si los resultados en todas las fases pendientes fueran realmente llamativos. Lo más probable si llega a buen puerto es que se tarden entre seis y diez años para que un médico pueda recetarlo”, concluye el portavoz de la SEOM.