Sociedad

La atención primaria pone el foco en la salud mental y la telemedicina

Semergen critica la falta de apoyo e inversión y advierte del problema del relevo generacional de los médicos de familia

José Polo, presidente de Semergen
José Polo, presidente de Semergen FOTO: Semergen La Razón

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, Semergen, celebrará la semana que viene en Sevilla su 44º del Congreso Nacional. Del 5 al 8 de octubre la ciudad andaluza se convertirá así en la capital de la Medicina de Familia de España y, aunque la precaria situación de la atención primaria acapara titulares en los últimos tiempos, en esta ocasión serán la salud mental o telemedicina los temas estrella, si bien las enfermedades crónicas ocuparán también un lugar destacado. Así se pondrá en marcha una campaña de concienciación sobre el uso racional de las benzodiacepinas frente a la ansiedad y la depresión, con la que se quiere remediar el que España sea el país con el consumo más alto de estos fármacos.

Sobre los problemas que aquejan a la atención primaria habló también el presidente de Semergen, José Polo, quien lamentó que «a los políticos se les llena la boca diciendo que es el eje vertebrador y que 172 millones de euros que el Ministerio va a destinar a primaria es mucho, pero entre 17 sistemas sanitarios distintos ¿a cuánto toca?, ¿cómo se va a repartir? Necesitamos unos presupuestos anuales y un cambio en profundidad, no parches».

Pero no todo es dinero, y otro asunto que preocupa, y mucho, es el del relevo generacional que se viene y para el que el colectivo no tiene reemplazos suficientes. De ahí que desde Semergen hayan instado a que la Medicina de Familia sea impartida en las universidades y que el periodo de formación del médico de familia tenga más rotaciones en centros de salud. «Si no hacemos eso, difícilmente el residente o el médico vaya a elegir la Medicina de Familia», advierte Rosa Sánchez Pérez, presidenta del Comité Organizador. Y es que «en la actualidad 30% de médicos de primaria tiene más de 60 años y de aquí a unos años, si no se hace nada, la cosa va a estar peor», advirtió Polo.