Salud

Alertan del peligro de la ventilación mecánica en bebés prematuros

Muchos bebés prematuros necesitan ventilación mecánica para respirar. Sin embargo, puede provocar lesiones y daños crónicos

España, entre los países con mayor tasa de bebés prematuros: 1 de cada 13
España es de los países con mayor tasa de bebés prematuros. Ojo con la ventilaciónlarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@5b2ae4a8

Muchos bebés prematuros necesitan un ventilador mecánico para respirar. La ventilación con aparatos artificiales es un método que se usa de forma habitual en niños enfermos o 'inmaduros', pero puede causar daños o lesiones en el pulmón del niño inmaduro, enfermedades respiratorias y que sus órganos no se desarrollen de forma normal con posterioridad.

Son los resultados de una nueva investigación médica que aborda el uso de ventiladores mecánicos en bebés prematuros. Liderado por los doctores Jonas Naumann y Mareike Zink, de la Universidad de Leipzig (Alemania), el trabajo ha descubierto algunos mecanismos que explican por qué los pulmones prematuros son especialmente sensibles al estrés de la ventilación mecánica. Sus hallazgos se presentan en la 68ª Reunión Anual de la Sociedad de Biofísica, que se celebra hasta el 14 de febrero en Filadelfia (Pensilvania, Estados Unidos).

La ventilación mecánica en neonatología consiste en colocar en el recién nacido prematuro un tubo en la tráquea y conectarlo con un ventilador, en los casos en los cuales el bebé no ha desarrollado su sistema pulmonar o nervioso. Esto logra en muchos casos salvarle la vida.

Sin embargo, los últimos estudios al respecto han inclinado la balanza y se recomienda evitar el uso de la ventilación "agresiva" porque el oxígeno que se inyecta al bebé prematuro puede dañar sus pulmones. "Y es que, cuando se respira normalmente, el diafragma y los músculos situados entre las costillas crean una presión negativa en el interior del pulmón", explica Zink.

"Pero cuando se está sometido a ventilación mecánica, se está creando una sobrepresión hidrostática. Y las fuerzas que actúan durante la ventilación mecánica son completamente distintas a las de la respiración normal. Esto probablemente esté causando algún tipo de daño a las células", revela.

Utilizando tejido pulmonar de ratas fetales y adultas, los investigadores, junto con colaboradores de la División de Neonatología de la Clínica Universitaria de Leipzig, emplearon cantidades variables de tensión con fases intermedias de descanso, similares a las acciones que se producen en el pulmón durante la ventilación mecánica.

Células pulmonares fetales de rata como las utilizadas para medir el transporte de sodio. Los núcleos celulares se muestran en azul y en naranja los filamentos de actina del citoesqueleto
Células pulmonares fetales de rata como las utilizadas para medir el transporte de sodio. Los núcleos celulares se muestran en azul y en naranja los filamentos de actina del citoesqueletoJonas Naumann

Hallaron que, incluso con poca presión, el tejido pulmonar de la rata prematura mostró características de ser elástico y viscoso. Esto significa que cambiaba de forma y respondía a la tensión de un modo que no era normal. Además, descubrieron que "el pulmón fetal es mucho más rígido que el pulmón adulto bajo deformación", afirma Naumann.

Para determinar si estos cambios en el tejido relacionados con la tensión provocaban alteraciones en el transporte de sodio, importante para eliminar el agua de los pulmones presente al nacer, el equipo utilizó la electrofisiología para medir el movimiento de los iones a través de una capa de células pulmonares prematuras.

Descubrieron que los cambios de presión afectaban a la actividad de dos canales implicados en el transporte de sodio: el canal de sodio epitelial y la bomba de iones sodio-potasio de las células de los alvéolos pulmonares. Esta alteración de la función normal de estos transportadores podría explicar por qué la ventilación mecánica tiene efectos negativos en los pulmones del lactante.

"Ésta podría ser la razón por la que el líquido pulmonar no se absorbe tan bien en la circulación tras los partos prematuros", explicó Naumann. De cara al futuro, espera que se siga investigando qué ajustes del ventilador pueden dar mejores resultados en los bebés prematuros. Naumann señala que "pequeños gradientes de presión pueden tener un impacto tan grande en la mecánica pulmonar".

La siguiente fase de su investigación consistirá en explorar cómo la matriz extracelular del tejido pulmonar, el andamiaje y el pegamento que mantiene unidas las células, desempeña un papel en la ventilación mecánica. Al comprender mejor cómo responde el pulmón prematuro a la presión, esperan que futuros estudios mejoren las terapias para los bebés nacidos antes de tiempo.