Los padres de Julen y el dueño de la finca llegan a un acuerdo para evitar ir a juicio

Habrían llegado a un pacto de 180.000 euros para evitar que David Serrano, único imputado, vaya a la cárcel. Aunque era insolvente, habría encontrado una vía de financiación externa

A menos de 24 horas de que comenzara la primera sesión del juicio por la muerte del pequeño Julen, los padres del niño y el dueño de la finca de Totalán donde sucedieron los hechos han llegado a un principio de acuerdo que evitaría la entrada en prisión de David Serrano, responsable del pozo ilegal por donde cayó el niño para el que la Fiscalía pedía 3 años de prisión por homicidio imprudente. Pero todo ha dado un giro de 180 grados esta mañana, tras un encuentro entre los abogados (Antonia Barba como acusación particular y Antonio Flores como letrado de la defensa) en el que habrían comunicado a la Fiscalía la conformidad para la realización del pago de una indemnización a los padres del pequeño que murió el 13 de enero de 2019 tras caer a un pozo ilegal de 75 metros realizado a petición de Serrano. El acuerdo, según detallaron fuentes jurídicas a Efe, sería de 180.000 euros, de los que 25.000 se habrían ingresado ya esta misma mañana y el resto se pagarían a razón de 50 euros mensuales hasta que mejore su situación económica, lo que parece que sitúa muy a largo plazo la finalización del pago. El acuerdo también implicaría la aceptación de la culpa, lo que se traduciría en un año de cárcel. Al carecer de antecedentes penales, Serrano no llegaría a entrar en prisión. El acuerdo se ha producido in extremis y, aunque comenzó a perfilarse hace meses, habría sido en los últimos días cuando ambas partes habrían acercado posturas.

Al parecer, el Ministerio Público ha dado el visto bueno al acuerdo, por lo que solo tendría que contar con el beneplácito del magistrado del Juzgado de lo Penal número 9, donde iban a celebrarse el juicio. Mañana se celebrará allí una vista para rubricar el pacto. Precisamente evitarse ese amargo trago, revivir todo el sufrimiento y tener que volver a visionar imágenes dolorosas es uno de los principales motivos por los que los padres del niño han querido llegar a un acuerdo, a pesar de que hasta hace pocos días se mostraban bastante distanciados de David Serrano, según explicaron a LA RAZÓN en una entrevista cuando se cumplía el primer aniversario de la muerte del pequeño.

Una vía de financiación externa

Según el abogado de Serrano, el joven, que se había declarado insolvente, habría encontrado una “vía de financiación externa” gracias a la cual podría hacer frente al pago de la indemnización, sin precisar los detalles de la misma. La finca donde sucedieron los hechos ya le fue embargada de cara a poder afrontar una posible responsabilidad civil subsidiaria. Ahora, Serrano no entraría en prisión al carecer de antecedentes penales. Su abogado, explicó esta mañana que el acuerdo tiene “una parte económica, no porque los padres quisieran, que en ningún momento ha reclamado esa parte económica, sino porque la Justicia así lo determina”. Flores aseguró que “en su momento desvelaremos el origen de los fondos porque hay que recordar que David es insolvente”. “Queremos dejar muy claro que no es un dinero que parece de la nada, tiene un origen muy concreto e identificado”.

Por su parte, Antonia Barba, acusación particular en el caso, ha destacado el “acercamiento” que se ha producido por parte de David hacia José y Vicky, después del distanciamiento que se produjo en marzo del año pasado, cuando la linea de defensa de Serrano se volvió algo agresiva.

“Nadie tiene intención de que David vaya a prisión”

La abogada de los padres de la víctima, ha explicado que “ahora sí ha habido un acercamiento, un reconocer esos hechos y ese arrepentimiento que siempre se había dicho por parte de la familia”. Esta nueva situación entre las dos familias (José Roselló y la mujer de Davis Serrano son primos), a juicio de Barba "creo que es lo que ha podido llevar a que hoy estemos aquí comunicando este principio de acuerdo que estoy segura de que mañana se fraguará.