La tasa de mortalidad se dispara en las UCIS: uno de cada diez infectados graves fallece

La Paz, el hospital con más ingresados de riesgo, y el Hospital de Vallecas, el que registra mas muertes

Además de la saturación de sus servicios -691 camas de críticos de los hospitales de Madrid estaban ocupadas esta mañana-, hay otro dato que está desatando estos días las alarma entre los médicos intensivistas que se encuentran a cargo de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIS): la elevada tasa de mortalidad de los infectados por coronavirus cuyo estado es grave; mortalidad que está creciendo a medida que avanza la pandemia. Según los datos en poder de LA RAZÓN, desde su eclosión en Madrid, la comunidad más golpeada, han fallecido 68 pacientes en estas unidades, lo que representa un 9,84% del total de ingresados. Fuentes sanitarias aseguran al respecto que dicha tasa de mortalidad era menor al principio de eclosión y que ha ido subiendo hasta la que se registra hoy, lo que hace prever que crecerá aún más a lo largo de los próximos días.

En apenas doce horas, el número de ingresados ha aumentado en 22, y el de fallecimientos en dos. Si se comparan los datos con los registrados el jueves a las 9:00 de la mañana, el aumento de ingresados es de 91 y el de fallecidos de ocho. Las últimas estadísticas dan fe de la dimensión del drama en los centros sanitarios de Madrid, absolutamente colapsados. El Hospital Gregorio Marañón es el que más pacientes atiende en las UCIS de todo Madrid. Cuenta con 44, 37 de ellos con respiración asistida. En este centro se contabilizan hasta la fecha cuatro fallecimientos en la unidad de críticos.

La Paz no le anda a la zaga. Este hospital atiende a 42 enfermos, 35 de ellos con ventilación mecánica. También registra cuatro decesos. La Jiménez Díaz atiende a 40 pacientes muy graves, 39 con respirador, contabilizando también cuatro decesos. El Ramón y Cajal, por su parte, registra 39 infectados en extrema gravedad, 34 con respirador. En este centro sanitario han muerto más enfermos: un total de cinco. El Clínico San Carlos, por su parte, asiste a 41 infectados muy graves, 37 muy graves, todos ellos con respirador. En el hospital ha habido cuatro fallecimientos. Con todo, no son estos los hospitales más golpeados por el coronavirus, ya que cuentan todavía con algo de músculo para soportar la avalancha de enfermos algún día más.

Los peor parados, la zona sur

Los peor parados son los hospitales situados en la zona sur, que se encuentran totalmente ocupados en UCIS, plantas y urgencias. Dramática es la situación, por ejemplo, en el Infanta Leonor de Vallecas y en el Hospital Severo Ochoa de Leganés. En ambos se ha llegado ya al límite de la capacidad. En el primero hay 19 ingresados en UCI, todos con respirador, y se contabilizan ya ocho fallecimientos, siendo el hospital que más óbitos registra de todo Madrid. En el Severo Ochoa de Leganés, el número de atendidos en estado de suma gravedad es de 20, 18 de ellos con respirador. Dicho centro registra cuatro fallecimientos en la unidad de críticos. Fuentes sanitarias aseguran que la avalancha es tal, que al finalizar el día habrá alrededor de 750 pacientes infectados ingresados en las UCIS de toda Madrid y que al ritmo de crecimiento existente, habría 1.500 el próximo miércoles.

Como ya ha venido informando este periódico, la Comunidad de Madrid puso en marcha a principios de esta semana un plan de urgencia para habilitar camas de críticos en otras zonas de los hospitales como los servicios de reanimacion -conocidos en terminología médica como REAS- y en los quirófanos. Actualmente, un 90% de la superficie de la mayoría de ellos se destina a la atención de enfermos muy graves que no cabían en las UCIS convencionales. El 10% restante se emplea para cirugía urgente de enfermos libres del virus. Este plan está permitiendo habilita alrededor de 1.100 camas de críticos en la Comunidad, suficientes para esta semana pero no para mediados de la siguiente, a tenor del crecimiento que están experimentando las infecciones.