Así debes lavar los alimentos para protegerte del coronavirus

La OMS aconseja desinfectar la fruta, la carne o los huevos para evitar la propagación de virus y bacterias. Te enseñamos como hacerlo según el tipo de alimento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que las enfermedades causadas por no lavar y manipular correctamente los alimentos contaminados constituyen uno de los problemas sanitarios más difundidos en la actualidad.

No hay pruebas de que los alimentos sean una fuente o una vía de transmisión del coronavirus. La EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) está haciendo un seguimiento muy exhaustivo de la propagación del virus y hasta la fecha no se ha informado de ningún caso de transmisión a través de alimentos.

En cualquier caso, tanto la OMS como otras instituciones públicas de los países afectados, recuerdan a sus ciudadanos la importancia de respetar las prácticas correctas de higiene cuando preparen y manipulen alimentos, como son:

  1. Lavarse las manos antes de empezar a cocinar y cada vez que se cambie de un alimento crudo a una cocinado. No manipule ningún producto si tiene lesiones.
  2. Cocinar completamente los alimentos (63ºC durante 4 minutos o un valor equivalente).
  3. Lavar correctamente los alimentos, especialmente frutas y verduras
  4. Mantener unas buenas prácticas de manipulación de los alimentos conservándolos a las temperaturas adecuadas y enfriándolos rápidamente si no van a consumirse de inmediato
  5. Limpiar y desinfectar los utensilios, los cubiertos y la vajilla utilizados. El lavavajillas es una buena opción si se utilizan altas temperaturas
  6. Mantener limpias y desinfectadas todas las superficies donde se manipulen los alimentos.

¿Cómo hay que llevar a cabo la desinfección según el tipo de alimento?

Te ofrecemos una guía práctica para que sepas como realizar un correcta desinfección paso a paso según lo que vayamos a comer o manipular y así protegernos de la propagación de bacterias o virus, como el COVID-19.

FRUTAS Y VERDURAS

- Si vas a comer fruta o verdura cruda con piel, es importante sumergirla 5 minutos en agua potable con lejía de uso alimentario (una cucharada por cada 3 litros de agua) y después aclararlas con abundante agua corriente. Otra opción es lavar las frutas y verduras con cáscara con un cepillo de cerdas duras bajo el chorro del agua, por lo menos durante 20 segundos.

- No corte los tallos de frutas como la fresa o la manzana hasta que se terminen de lavar.

- Quite las hojas de la superficie de la lechuga o la col. Luego lave hoja por hoja, corte, enjuague y escurra.

- Después de lavar las verduras hay que desinfectarlas dejándolas remojar por 10 minutos en un recipiente con un vaso de vinagre por cada litro de agua.

- Las verduras enlatadas, pre-cortadas y congeladas también es recomendable enjuagarlas con agua para eliminar cualquier tipo de contaminante.

CARNE, POLLO Y PESCADO

- En el pollo es aconsejable lavar bajo el grifo y con un cuchillo retirar la grasa y los restos de sangre de cada pieza.

- La carne de ternera, cerdo o pescado: lavar bajo el chorro de agua durante al menos 30 segundos y al igual que en el pollo quitar la grasa y la sangre. En el caso del pescado quitar las escamas y si se va hacer uso de la cabeza, retirar los ojos y las branquias.

- No olvide lavar muy bien los utensilios y las superficies de la cocina con jabón y agua caliente, después de que hayan estado en contacto con carne cruda.

OTROS PRODUCTOS

- Para los huevos de gallina, se recomienda lavar el cascarón con agua y jabón.

- Antes de destapar y consumir productos envasados en latas, botellas o botes de cartón, lave el recipiente con agua y jabón.

Cuando vaya a preparar sus alimentos, recuerde lavarse bien las manos con abundante agua y jabón (de preferencia líquido). Seque sus manos con una toalla de un solo uso.