Medicina es el grado con mayor empleabilidad y Bellas Artes el que menos

La Pompeu Fabra es la mejor universidad de España, seguida de la Carlos III de Madrid y la Autónoma de Barcelona, pero las privadas tienen mejores tasas de inserción laboral, según el U-Ranking del BBVA

El U-Ránking del BBVA analiza en su conjunto al Sistema Universitario Español y clasifica a las instituciones en función de su rendimiento global. La Universitat Pompeu Fabra repite en el primer puesto de la clasificación global , seguida en segundo lugar por la U.Carlos III de Madrid, la U. Autònoma de Barcelona y las Politècnicas de Catalunya y de València. Nueve de las diez situadas en la cabeza de la clasificación son públicas. Son las que más destacan por combinar todas las actividades con buenos resultados. La primera es la U. Pompeu Fabra, seguida por la U.Carlos III de Madrid, la U. Autònoma de Barcelona, la U. Politècnica de Catalunya y la U. Politècnica de València. La primera universidad privada es la U. de Navarra, formando parte de un grupo que completa las diez primeras posiciones con la U. Autónoma de Madrid, la U. de Cantabria, la U. de Barcelona y la U. Rovira y Virgili.

Por otro lado el U-Ránking elabora un ránking en función del rendimiento docente y actividad investigadora. Las diez universidades con mejor rendimiento en investigación e innovación son públicas (todas las mencionadas en el párrafo anterior más la Universidad Politécnica de Madrid), mientras que cinco de las ocho instituciones que encabezan el ranking de docencia son privadas (Mondragon Unibertsitatea, U. de Navarra, U. Europea de Madrid, U. Internacional de la Rioja, U. Ramon Llull, U. de Deusto, U. Nebrija, U. Pontificia de Comillas y U. San Pablo-CEU).

Según Juaquín Aldas, del Insituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), de este ránking se pueden extraer tres conclusiones: “La mayoría de las universidades que encabezan el ránking son públicas porque son mucho más equilibradas; hay sistemas universitarios regionales por encima de la media nacional, como el catalán, el cántabro y el navarro; la actividad docente es mayor en las privadas porque son más pequeñas y hacen un mayor seguimiento personal del alumnado, y la investigación es mayor en las públicas, porque es cara y hay que pelear por la captación de fondos de la Administración”.

Empleabilidad por carreras

Por segundo año consecutivo, el U-Ránking ha hecho un análisis de la empleabilidad de los titulados españoles aprovechando que se han hecho públicos los datos de la trayectoria de afiliación a la Seguridad Social del periodo comprendido entre 2014 a 2018. Se hen tenido en cuenta para ello tres parámetros: afiliación a la seguridad social, cotización en el grupo específico de titulados superiores y base media de cotización.

Un resultado general es que, con datos de la situación en 2018 de los egresados cuatro años antes (curso 2013-2014), en casi todas las ramas, las universidades privadas superan a las públicas en los valores promedio de los indicadores disponibles de inserción laboral. Las ventajas son importantes, sobre todo, en Ciencias Sociales y Jurídicas, pero también es notable en Ingeniería y Arquitectura, y en Artes y Humanidades, si bien esta última especialización pesa muy poco en estas universidades y su inserción es problemática en todas. En las universidades públicas los resultados de inserción laboral solo son mejores que en las privadas en Ciencias de la Salud. Las ventajas en la inserción de las universidades privadas son, en general, mayores.

A los cuatro años, la tasa de afiliación de los egresados de universidades privadas es 4,5 puntos porcentuales superior , el porcentaje de cotizantes en grupos compatibles con una titulación universitaria es 15,4 puntos superior, y sus bases medias anuales de cotización son 3.547 euros más elevadas.

En todo caso, la variable más relevante para la empleabilidad es el tipo de estudios cursados. Los titulados en Ingenierías y Arquitectura y en Ciencias de la Salud presentan mejores tasas de afiliación, mayor ajuste entre su nivel formativo y el empleo y mayores bases de cotización medias a los 4 años de obtener el título. Por el contrario, los titulados en el área de Artes y Humanidades registran las menores tasas de afiliación medias, los de Ciencias Sociales y Jurídicas están, en general, más sobrecualificados en los puestos que ocupan y los de Ciencias tienen la base media de cotización más baja.

La ordenación de las titulaciones, en función de un índice sintético construido a partir del nivel y la calidad de la inserción, muestra que las titulaciones de Ciencias de la Salud, seguidas de las de Ingeniería y Arquitectura, se sitúan a la cabeza, mientras que ocupan las posiciones menos favorables las de Artes y Humanidades y algunas titulaciones de Ciencias Sociales y Jurídicas.

Las 15 titulaciones con mejor inserción, con Medicina, Podología y Óptica y Optometría en los primeros puestos, pertenecen a las áreas de salud o ingeniería.