Una fiesta de jóvenes la noche de San Juan, detrás del rebrote en Galicia

Tras detectar 106 positivos, la Xunta decidió ayer confinar a la comarca de A Mariña (Lugo). La medida afecta a la movilidad de unas 70.000 personas y marca la campaña de las autonómicas: «Un positivo no puede ir a votar»

La comarca gallega de A Mariña, en Lugo, no gana para disgustos los últimos meses. Tras el anuncio del inminente cierre de Alcoa, la única planta de aluminio primario que quedaba activa en España y que dejaría en el paro a casi 600 personas, les toca ahora asumir ser la segunda comarca en volver al confinamiento tras detectarse un importante rebrote de covid-19 en la zona costera de la provincia. Según explicó ayer la Xunta, ya han detectado 106 casos positivos, de los que 99 permanecen activos (siete ya se han curado) y cuatro de ellos se encuentran hospitalizados. Dos de ellos presentan dificultades respiratorias asociadas al coronavirus y otros dos tienen «patologías principales» y han dado positivo. El resto de los afectados tiene síntomas leves y se trata de gente joven: 35 años de media, siendo «muchos de 20» años, según explicó el consejero gallego de Sanidad, Jesús Vázquez Almuiña, a los alcaldes de los municipios afectados, a quienes informó de la medida por videoconferencia. El foco, al parecer, «se vincula fundamentalmente al ocio», según el consejero, lo que supondría un importante mensaje para el resto de jóvenes que estos últimos días nos han dejado imágenes de botellones y fiestas multitudinarias haciendo gala de la falsa creencia de que la covid no va con ellos. Sin embargo, uno de los factores que ahora pueden «ayudar a controlar el brote», según Almuiña, es que los positivos de estos días coinciden con el periodo de incubación desde las celebraciones de San Juan, en torno a cuando creen que se extendió el virus y especialmente en la localidad de Burela, donde está la mayoría de los afectados.

70.000 personas afectadas

La norma entró en vigor a las 00:00 horas de hoy, afecta a más de 70.000 personas (alrededor del 20% de la población de la provincia) y supone la prohibición de entrada y salida a toda la comarca, que ocupa la costa de Lugo: sí se puede atravesar la autovía del Cantábrico pero no estará permitido salir ni entrar para quedarse. La movilidad interna estará permitida pero afectará a los aforos. Los bares y restaurantes deberán cerrar antes de medianoche y será obligatorio el uso de mascarilla en espacios al aire libre, incluso en playas y piscinas. Y es que el repentino confinamiento pilló ayer a muchos de vacaciones en la turística zona gallega o pasando el fin de semana en la costa. Quienes no regresaran ayer a sus residencias habituales, hoy ya no podrían salir de la comarca, según la normativa publicada ya en el Diario Oficial de Galicia (DOG), que permanecerá vigente, mínimo, hasta el próximo viernes, justo dos días antes de las elecciones autonómicas, convocadas para el domingo 12 de julio. Como no podía ser de otra forma, el anuncio del confinamiento afectó a la campaña política. Mientras el PP tuvo que suspender dos actos ayer en la comarca (en Vivero y Ribadeo), el secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, aseguró que a Feijoo (actual presidente autonómico y candidato por el PP), el brote de A Mariña se le había «ido de las manos». Surgió también la duda de ir a votar el domingo: los infectados solo podrán acudir a las urnas si llevan diez días asilados y tres sin mostrar síntomas pero «un positivo no puede ir a votar», según Almuiña, que recordó que no estamos ante una transmisión comunitaria, puesto que los positivos tienen «una relación clara» y están «casi todos» en el mismo ayuntamiento (Burela).

Reducción de aforos

Con respecto a los aforos, los espacios cerrados quedarán reducidos a un máximo de 60 personas (reuniones de 10 individuos máximo) y 150 al aire libre. Los centros comerciales reducirán su aforo al 50% y los tanatorios serán de máximo 10 personas en espacios cerrados y 25 en exteriores. Los locales de hostelería deberán reducir el aforo del 75 al 50 por ciento y no se podrá consumir de pie o en la barra, solo en las mesas.

También las piscinas reducen el aforo al 50 por ciento, con un límite de 100 personas, que no podrán estar en grupos de más de 10. Al igual que en la playa, habrá que llevar mascarilla en todo momento, salvo para el baño. En los arenales el espacio por persona pasará de tres a cuatro metros cuadrados y la Xunta sugiere a los deportistas que los eviten salvo que puedan garantizar las distancias de seguridad, según recoge Europa Press.

El consejero de Sanidad quiso recordar ayer que el primer positivo en la comarca afectada se detectó el pasado 23 de junio, la víspera de San Juan y, desde entonces, se ha trabajado para rastrear a los contactos y se han hecho más de 2.300 pruebas PCR en la comarca. Quienes se encuentren en la zona y tengan síntomas pueden llamar al 881002021.