Los pacientes recuperados de Covid-19 pueden perder su inmunidad en tres meses

Un estudio del King's College de Londres sugiere que el coronavirus podría reinfectar a las personas año tras año de la misma manera que los resfriados comunes

Las UCI del coronavirus: el duro trance de no dar la mano a quien va a morir
Marcial GuillénEFE

Aquellos pacientes con Covid-19 que se han recuperado, ¿hasta cuánto les dura la inmunidad? Investigadores del King’s College de Londres han lanzado una posible respuesta a través del primer estudio longitudinal realizado en este sentido. A través del estudio de la inmunidad de más de 90 pacientes y sanitarios del hospital St Thomas, observaron que el nivel de anticuerpos capaces de derrotar al virus alcanza su pico tres semanas después del inicio de los síntomas. Una vez llegado a este punto, la capacidad de respuesta de la inmunidad disminuye.

Los análisis de sangre llevados a cabo por la investigación revelaron que, mientras el 60% de personas presentaban anticuerpos “potentes” durante el punto álgido de su batalla contra el virus, solo el 17% mantuvo el mismo nivel tres meses después. Es decir, los niveles de anticuerpos cayeron hasta 23 veces durante este tiempo, volviéndose indetectables en algunos casos.

Por tanto, la investigación sugiere que el virus podría reinfectar a las personas año tras año, de la misma manera que los resfriados comunes. Según recoge “The Guardian”, Katie Doores, autora principal del estudio, explica que aquellos que se enferman con Covid-19 “producen anticuerpos, pero durante un corto período de tiempo”. Además, añade que esta respuesta “disminuye en poco tiempo y, dependiendo de qué tan alto sea el pico del paciente (durante el contagio), eso determinaría cuánto tiempo permanecen los anticuerpos”.

¿Ocurriría lo mismo con una vacuna?

El estudio sugiere el desarrollo de una vacuna que busque la “inmunidad colectiva” en la medida de lo posible. Sin embargo, explican que las personas podrían reinfectarse y que las vacunas podrían no proteger durante mucho tiempo. Explica Doores a la publicación británica que “la infección tiende a dar el mejor escenario para una respuesta de anticuerpos, por lo que, si el contagio ofrece unos niveles de inmunidad que disminuye en tres meses, la vacuna potencialmente hará lo mismo”. De hecho, alerta que una sola vacuna no sería suficiente.