El Sindicato de Estudiantes echa un pulso a Celaá y pide apoyo a Iglesias

Convocan una huelga nacional para los días 16,17 y 18. Critican la «inacción» y «desidia» de Educación y creen que la reunión de hoy con las comunidades llega tarde

Thumbnail

Ante las dudas sobre que el Gobierno pueda garantizar un inicio de curso escolar seguro ante los rebrotes de coronavirus, los estudiantes levantan la voz contra el ministerio de Educación que dirige Isabel Celaá, a quien acusan de no haber tomado medidas para garantizar una vuelta «segura y digna» y censuran por «criminalizar» a los jóvenes por la actual situación del avance del virus. Ante lo que consideran una gestión «desastrosa» por parte de Educación, a quien responsabilizan de no haber tomado medidas claras, el sindicato de Estudiantes prepara movilizaciones a nivel nacional, que se concretaran en una huelga para los días 16, 17 y 18 de septiembre en señal de protesta ante la «inacción» de Celaá. Desde el Sindicato creen que la ministra ha «echado balones fuera» y ha descargado la tarea en las consejerías. «La última responsabilidad la tiene el Ministerio», zanjan.

El Sindicato pide, de hecho, ayuda al vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias y a los ministros morados en su lucha contra Educación. Para el Sindicato de Estudiantes sería «importante» que «los ministros de Unidas Podemos» y, especialmente, el vicepresidente segundo Pablo Iglesias, salgan «públicamente» a defender este modelo de escuela y la situación que están viviendo los estudiantes. «Deben colocarse a nuestro lado», refrendó ayer la secretaria general del Sindicato de Estudiantes, Coral Latorre, quien aseguró que Iglesias «no puede permitir el caos que se está viviendo a principios de curso». Una petición que llega precisamente en un momento en el que la cuota morada en el Gobierno ha llegado a acusar a Celaá de «falta de liderazgo» en cuanto a la gestión de la operación retorno a las aulas, y que ha provocado de nuevo el malestar entre ministros socialistas y morados.

Para Latorre la reunión que hoy se producirá entre el Gobierno y las comunidades autónomas llega «tarde».

Latrorre acudió ayer acudió al ministerio de Educación en Madrid para apoyar una iniciativa que ha recogido más de 230.000 firmas para exigir al departamento que dirige Isabel Celaá una «vuelta segura» de los menores a las aulas españolas. A juicio del sindicato, Celaá se ha pasado «cinco meses de brazos cruzados», mientras familias, docentes y alumnos esperan «desesperados» el inicio de un cursos que será «totalmente caótico». Latorre lamentó que la ministra de Educación no ha aportado medidas para garantizar una vuelta segura. «Lo único que han dicho que es que hay que llevar mascarilla y eso no es ninguna solución a esta situación», informa Efe. Para el sindicato, es necesario un «plan unificado» en todo el país.

El sindicato llama a defender la escuela pública como el modelo que «más ha sufrido en los últimos años» y pide un plan de rescate a este modelo, que pase por «una inversión del 7 por ciento del PIB» y «una partida extraordinaria de 100.000 millones», es decir, «lo mismo que se le ha regalado al Ibex». Latorre propone como medida que en caso de que no haya dinero para esta inversión, se aplique «un impuesto a las grandes fortunas que permitan rescatar a la educación pública.

Mientras, en la Comunidad de Madrid, UGT, CGT y STEM han acordaron posponer la huelga de Educación a los días 22 y 23 de septiembre como «voto de confianza» a la Comunidad de Madrid, tras presentar esta su plan estratégico varias de las peticiones de estas asociaciones.