En estas cinco autonomías la tasa de contagio es más alta que en Madrid

Cada contagiado transmite la Covid a 1,3 personas en Melilla frente a las 0,9 de la capital

El número de infecciones que puede provocar un contagiado es uno de los parámetros fundamentales que usan los epidemiólogos para medir el impacto real de una pandemia y la capacidad de expansión que muestra el patógeno que la ha desatado. A dicho dígito se le denomina en lenguaje técnico Número de Reproducción Básico Instantáneo (Rt), y en los comienzos de la crisis del coronavirus, se encontraba disparado.

Su cuantía depende, básicamente, del número de contactos entre las personas por unidad de tiempo, de la duración de la infectividad y de la probabilidad de que ocurra la transmisión tras contactar con una persona infectada en el periodo infectivo.

El consenso señala que la cifra no debe sobrepasar el 1 para que la pandemia pueda mantenerse bajo control. En España, el número fue especialmente elevado a principios de marzo. En aquel momento, se situaba en 5, lo que da idea de la multiplicación de los contagios, y el 10 de marzo, dos días después de celebrarse las concentraciones feministas, era de 3,49. Estos datos explican el aluvión de enfermos que empezó a llegar a los hospitales hasta que la curva de crecimiento de la pandemia alcanzó el pico de casos el 26 de marzo, once días después de que el Gobierno decretara el estado de alarma. Aquel día la media de personas que cada infectado puede llegar a contagiar se situaba en 1,57. Desde entonces, ha ido reduciéndose paulatinamente, con ciertos altibajos.

¿Qué número es el que hay ahora, en esta segunda oleada de la pandemia, que ha empezado de forma menos abrupta pero más escalonada que la anterior? El Instituto de Salud Carlos III concluye provisionalmente que se sitúa en 0,93, lo que equivale a decir que cada infectado de Covid-19 no llega a contagiar de media a otra persona en España. Desde este punto de vista, nuestro país se situaría dentro de parámetros razonables, por lo que el virus no estaría descontrolado, al no superarse la cota de un contagiado, un infectado. Los datos de este organismo oficial adscrito al Ministerio de Ciencia, contradicen en cierta forma algunas afirmaciones vertidas estos últimos días por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, acerca de la expansión que está siguiendo el virus en territorios como Madrid. De acuerdo con los datos del Carlos III, el feudo gobernado por Isabel Díaz Ayuso apenas supera en dos décimas la media nacional, al situarse el número Rt en 0,95. Es decir, cada contagiado por el SARS-CoV-2 en Madrid contagia a 0,95 personas.

Lo llamativo de este dato es que no es, ni de lejos, el peor. En nuestro país hay cinco autonomías que lo superan, además de las dos ciudades autónomas, territorios en los que el responsable de la gestión de la Sanidad depende del Ministerio que capitanea Illa, a través del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa). La más alta Rt en España se produce, de hecho, en Melilla y en Ceuta. En la primera, cada infectado contagia de media a 1,3 personas. En Ceuta, cada contagiado infecta a 1,25. Otros territorios en los que el virus parece tener mayor facilidad para expandirse que Madrid son Galicia, en donde la Rt es de 1,04; Andalucía, en donde llega a 1,023; Asturias, en donde es 0,99, Navarra, en donde alcanza 0,98, y Castilla y León, en donde es 0,96. Illa ha justificado su deseo de intervenir Madrid y otros municipios en tres criterios, uno de los cuales consiste en el número de casos diagnosticados en los últimos 14 días. Si se superan los 500, el Gobierno interviene. Dicha cota sería superada hoy por Madrid y Navarra.

Nada ha dicho Sanidad sobre el Rt, pese a ser un indicador determinante para medir la evolución de una pandemia, como pudo apreciarse durante la primera oleada. En el lado más positivo de la balanza se encuentran once comunidades, de las cuales una destaca sobre las demás, pese a que la saturación de sus Unidades de Cuidados Intensivos (UCIS) es elevada. Se trata de La Rioja, en donde cada infectado contagia «sólo» a 0,75 personas. También presentan buenos números Baleares, Comunidad Valenciana, Cantabria, Aragón, Castilla-La Mancha, Murcia y País Vasco, todos ellos por debajo de la media del país. La superan, pero se sitúan por debajo de Madrid, por poco, Canarias, Cataluña y Extremadura.