Estos son los 3 principales problemas de retina y cómo puedes solucionarlos

Es fundamental acudir a un especialista ante la menor sospecha

La retina es una capa de tejido nervioso que recubre la pared posterior del ojo y cuya función consiste en recoger los estímulos luminosos y transmitirlos a nuestro cerebro donde son interpretados como imágenes visuales. Existen diferentes tratamientos para las enfermedades retinianas que dejadas a su evolución natural, pueden causar pérdidas graves de visión o incluso ceguera.

“Por eso es fundamental acudir a un especialista ante la menor sospecha. La retina contiene millones de células sensibles a la luz llamadas fotoreceptores, así como fibras nerviosas que reciben y transmiten la información visual. Esa información es enviada al cerebro a través del nervio óptico, que es el encargado conectar ambos órganos. Si algo falla en este proceso podemos perder visión”, advierte el doctor Enrique López, responsable de la nueva Unidad de Retina del Hospital Quirónsalud Valencia.

Según aclara la Sociedad Española de Oftalmología, la misión de la retina es transformar la luz que recibe, en un impulso nervioso que viaja hasta el cerebro. “La luz llega a través de la córnea, cruzando la pupila y el cristalino hasta que llega a la retina. Es necesario que todas las estructuras estén sanas para una buena visión”, insiste la sociedad científica española.

Así, este oftalmólogo de Quirónsalud detalla que entre las patologías más frecuentes que afectan a la retina se encontrarían: La retinopatía diabética, la degeneración macular y el desprendimiento de retina. “Sus tratamientos y abordajes especializados son esenciales para una correcta salud visual. Los principales objetivos del tratamiento son detener o retrasar la enfermedad en unos casos y conservar, mejorar o recuperar la visión en otros”, manifiesta el oftalmólogo.

Sobre la retinopatía diabética, el doctor EnriqueLópez menciona que tiene su origen en el aumento de la glucosa en sangre que padecen los diabéticos y que en la mayoría de los casos puede ser detectada en exploraciones rutinarias.

Desde la Academia Americana de Oftalmología señalan en este sentido que esta enfermedad ocular ocurre porque los niveles altos de azúcar en la sangre causan daño a los vasos sanguíneos en la retina. “Estos vasos sanguíneos pueden hincharse y tener fugas de líquido. También pueden cerrarse e impedir que la sangre fluya. A veces, se generan nuevos vasos sanguíneos anormales en la retina. Todos estos cambios pueden hacerle perder la visión”, indican.

Al tratarse de una patología habitual entre las personas que padecen diabetes, el doctor Enrique López les aconseja un chequeo oftalmológico al menos anualmente, con el objetivo de poder detectar la enfermedad en sus primeros estadios y comenzar su tratamiento. Según alerta este experto, en sus estadios más avanzados, la retinopatía diabética puede conllevar a una pérdida importante de visión o incluso a la ceguera.

Otra afección común entre las patologías de la retina, y en la actualidad una de las primeras causas de ceguera legal en el mundo, según prosigue el oftalmólogo Enrique López, es la degeneración macular. Ésta consiste en la afectación de la mácula, parte central de la retina, y suele ser más frecuente a partir de los 60 años, de ahí que se denomine ‘Degeneración Macular Asociada con la Edad’ o DMAE.

“Esta patología suele manifestarse como la percepción de líneas rectas como torcidas, ‘metamorfopsias’, y en la aparición de una mancha central en el campo visual. Es un trastorno ocular que destruye lentamente la visión central lo cual dificulta la lectura y otras actividades como ver la televisión, el ordenador o reconocer la cara de la gente,…”, aclara el experto.

Desprendimiento de retina: un motivo para ir a urgencias

Después, se encontraría el desprendimiento de retina, que se origina cuando al producirse un desgarro en la retina, el líquido que hay en el interior de ojo ( humor vítreo) se licúa, introduciéndose por este agujero y separando la retina de la pared del ojo.

Entre los síntomas que nos pueden alertar sobre un posible desprendimiento de retina se encuentra la presencia de moscas volantes, la aparición de luces o flashes, así como la presencia de una “cortina negra” en nuestro campo visual. Por eso en estos casos, según destaca el doctor Enrique López, es vital acudir a un servicio de Urgencias lo antes posible para recibir atención médica especializada, ya que el desprendimiento de retina es una enfermedad que la mayoría de las veces requiere de un tratamiento quirúrgico, y los pacientes que presenten síntomas deberán ser incluidos en un protocolo especial, para poder ser intervenidos en un plazo muy breve de tiempo, y asegurarse así de una correcta recuperación.

El responsable de la nueva Unidad de Retina del Hospital Quirónsalud Valencia aconseja que tras la aparición de síntomas como “flashes o luces” o la aparición de un velo negro en el campos visual se acuda al hospital, dado que el diagnóstico precoz de estas enfermedades sigue siendo el factor más importante. Además en el contexto de esta pandemia COVID, Quirónsalud ha diseñado circuitos ‘libres’ de enfermedad, y en concreto la instalación cuenta con la certificación ‘Applus+ Protocolo Seguro frente a la COVID-19’, que acredita que el hospital cumple con los estándares más exigentes de desinfección.