Los bandazos de Illa: sin plan de Navidad y con las vacunas a medias

«¿Se inmunizará a los contagiados?, ¿quiénes lo decidirán?, ¿habrá 17 navidades distintas?», preguntó la oposición sin tener respuesta

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, comparece ante la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, comparece ante la Comisión de Sanidad del Congreso de los DiputadosEUROPA PRESS/E. Parra. POOLEuropa Press

Al Ministro de Sanidad, Salvador Illa, le tocaba rendir cuentas por primera vez tras declaración del nuevo estado de alarma en la Comisión de Salud del Congreso de ayer. Pero ni hubo respuestas ni autocrítica. Illa se limitó a hacer un resumen de sus comparecencias ante la prensa, sin aclarar nada sobre las navidades ni del plan de vacunación. Se felicitó por la buena evolución de la pandemia desde la aprobación de la nueva prórroga del estado de alarma y apeló a la contención para estas fechas navideñas insistiendo en la pronta llegada de ese «horizonte de esperanza» que traerá consigo las vacunas. «Son un primer paso a la nueva normalidad, pero tenemos que ser realistas, será progresivo y requerirá todavía un tiempo que podamos relajar las medidas. Me gustaría llamar a una esperanza prudente para construir unas navidades distintas», apuntó.

Los grupos parlamentarios le criticaron, sobre todo, la falta de transparencia y de concreción en el plan de vacunación y en el de la Navidad. La responsable de Salud del PP, Ana Pastor,le echó en cara la falta de crítica en su gestión: «Desde su ultima intervención del 29 octubre hasta hoy ha habido 44.000 contagiados y 8.000 fallecidos más, pero no oiremos estos datos en la comparecencia. Este es el balance real, ¿se va a hacer algo?», espetó Pastor, quien también le urgió a trabajar en un plan de Navidad con las comunidades porque en el Consejo Interterritorial del miércoles «no le dedicó ni cinco minutos». La propuesta del PP es hacer test de antígenos a la mayor parte de la población para reducir los riesgos teniendo en cuenta que en estas fechas se incrementa mucho la movilidad y las interacciones sociales. «Creo que sería bueno coordinarse con las comunidades y hacer test a todos los que se puedan. Ese es el mejor plan que puede tener nuestro país», le espetó. A este respecto el ministro, en una crítica velada a la estrategia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, apuntó que el testeo masivo no ha tenido apenas impacto. «Ya se probó en mayo en Torrejón, ¿tuvo algún impacto? También se realizó con los docentes, ¿tuvo algún impacto real?», preguntó. «Los test masivos están incorporados a la estrategia nacional, pero no son brillantes. Sirven para los primeros días de infección y para los contextos con altos niveles de prevalencia. Si se usan así funcionan, pero no creo que el testeo masivo sea la solución, hay que apelar a la responsabilidad», advirtió Illa. Desde Ciudadanos, Guillermo Díaz también trasladó que apoyan que las farmacias puedan hacer test de antígenos y advirtió a Illa del peligro de no llegar a un consenso con las comunidades para establecer unas medidas comunes en todo el territorio nacional. «Es una temeridad, no jueguen a pasarse la patata caliente», le advirtió. «No habrá 17 navidades. Habrá una en cada hogar que lo quiera celebrar. Lo que importa es que se celebre con responsabilidad», insistió Illa.

Sobre que las farmacias se conviertan en puntos de realización de test, como también pidió el diputado de VOX Juan Luis Steegmann – «Lo que ha funcionado es lo que VOX propuso desde el principio: los test masivos, como en Madrid», sostuvo Steegmann– Illa mostró sus dudas y recordó que no se cierra pero que antes las comunidades que quieran hacerlo tendrán que presentar un plan.

Ni concretó nada de las restricciones para Navidad ni tampocó dio explicaciones sobre los flecos que presenta el plan de vacunación. Ana Pastor le insitió en que desgranara los detalles sobre los 13.000 puntos de vacunación que asegura el Gobierno están disponibles, si podrá asumir la atención primaria la tarea con el desgaste que vienen sufriendo desde el inicio de la pandemia, si se vacunará a los ya contagiados, a qué grupos incluirán las otras dos fases de vacunación que faltan por diseñar y que diera a conocer los nombres de los expertos que se están encargando del protocolo. A esta demanda se unió Sergio Sayas, portavoz del grupo mixto: «No podemos entender por qué no conocemos los 18 grupos para la vacunación. La falta de transparencia genera una enorme desconfianza», advirtió.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, contestó que «van a ser los expertos los que digan si los que han pasado la enfermedad tienen que vacunarse». También aseguró que el Gobierno asumirá el coste y que serán voluntarias. No obstante, adelantó que para que se llegue a una cobertura óptima que garantice la inmunidad del grupo habrá que conseguir que los españoles acudan masivamente a ponerse la dosis. ¿Cómo se conseguirá? El ministro dijo que se está trabajando en un programa de comunicación muy enfocado a los profesionales sanitarios, pues son ellos los que deberán convencer a la población de lo nesario de inmunizarse. El ministro afirmó que si todo va bien las primeras dosis llegarán a España en enero pero «certezas absolutas en la vacuna, no hay. Pero algunas cosas sí. Hemos firmado seis contratos». Nuestro país va a recibir, según el ministro, 140 millones de dosis para vacunar a 80 millones de personas y que toda la compra quedará centralizada en la Unión Europea. A este respecto, Josune Gorospe (PNV) preguntó qué pasaría si al final se aprueban antes vacunas que no sean de las que la Unión Europea ha reservado. «No se puede negociar bilateralmente con ninguna compañía. La UE ha negociado conjuntamente todo», respondió Illa.