La variante británica del coronavirus es hasta un 90% más contagiosa

En este momento representa el 95% de las nuevas infecciones en Inglaterra y se ha identificado en al menos 82 países, según un estudio realizado en Reino Unido

Interior del aeropuerto internacional de Heathrow en Londres (Reino Unido)
Interior del aeropuerto internacional de Heathrow en Londres (Reino Unido)FACUNDO ARRIZABALAGAEFE

La variante de la Covid-19 que surgió en el sureste de Inglaterra en noviembre de 2020 es más transmisible que las variantes preexistentes, según un nuevo estudio, que alerta de que esta cepa es posiblemente la que en el futuro ocasionará grandes rebrotes en el mundo. “Sin medidas de control estrictas, incluido el cierre limitado de instituciones educativas y una implementación de vacunas muy acelerada, las hospitalizaciones y muertes por Covid-19 en Inglaterra en 2021 superarán a las de 2020”, señalan los autores del estudio publicado por la American Association for the Advancement of Science.

Tras la constatación de su existencia en noviembre de 2020, en el mes de diciembre comenzó a verse que la variante británica estaba superando rápidamente a las preexistentes en el sureste de Inglaterra. El 15 de febrero de 2021 representaba aproximadamente el 95% de las nuevas infecciones por SARS-CoV-2 en Inglaterra y ahora se ha identificado en al menos 82 países. Estimaciones de su tasa de crecimiento, la gravedad y el impacto de la enfermedad son cruciales para adoptar las respuestas pertinentes.

Después de analizar 150.000 muestras secuenciadas de SARS-CoV-2 de todo el Reino Unido, Nicholas Davies y sus colegas del Centro para el Modelado Matemático de Enfermedades Infecciosas (CMMID, por sus siglas en inglés), en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, encontraron que la tasa de crecimiento poblacional relativa a esta variante en los primeros 31 días después de su observación inicial fue más alta que la de los otros 307 virus. Para comprender los posibles mecanismos biológicos para esto, los autores utilizaron un modelo matemático estructurado por edad y regional de la transmisión del SARS-CoV-2 para probar varias suposiciones, incluida la de que la variante tiene una carga viral más alta o un período de eliminación más largo. Con base en su análisis, identificaron el aumento de la transmisibilidad como el modelo que mejor explica la rápida propagación de la variante.

Así, estiman que la nueva variante tiene un número de reproducción 43-90% más alto que las variantes preexistentes de SARS-CoV-2 en Inglaterra. Davies y sus colegas utilizaron modelos para analizar más a fondo cómo las intervenciones podrían reducir la carga potencial de esta nueva variante en el Reino Unido. A partir de los escenarios que evaluaron, concluyen que puede ser necesario un aumento sustancial de la implementación de vacunas y el cierre de escuelas para 2021 para evitar que las muertes y hospitalizaciones por COVID-19 en 2021 superen las de 2020.

Los autores señalan limitaciones a su análisis, incluida que la solo se consideró un pequeño número de escenarios de intervención y vacunación. Aun así, concluyen, sus proyecciones apuntan a “una necesidad urgente de considerar qué nuevos enfoques pueden ser necesarios para reducir suficientemente la transmisión en curso del SARS-CoV-2”.