En varias cárceles se han repartido este año mascarillas no homologadas

Los funcionarios denuncian a Instituciones Penitenciarias ante la Inspección de Trabajo

Una de las cárceles del sistema penitenciario español
Una de las cárceles del sistema penitenciario español

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado a Instituciones Penitenciarias ante la Inspección de Trabajo por el reparto de mascarillas ilegales entre las plantillas de prisiones. Se desconoce si fueron compradas en 2020 o este año, pero el hecho es que se han repartido hace un par de meses. «Hemos detectado que se han entregado mascarillas no homologadas entre finales de febrero y marzo de este año al personal de prisiones, y no sabemos si también a los internos. Nuestros delegados de prevención se dieron cuenta de que ha sucedido esto al menos en las prisiones de Castilla y León y en Aragón. En concreto, en los centros penitenciarios de Palencia y Segovia, así como en las dos de Zaragoza, Zuera y Daroca», explica a LA RAZÓN Jorge Vilas, presidente de CSIF Prisiones.

Se trata de quirúrgicas «Xing Guang» y la tipo «FFP2 MASK KN95». Estas mascarillas, recuerda Vilas, «no se podían comprar a partir de este año» ya que no cumplen los requisitos exigidos por la Unión Europea ni por la regulación española, y su distribución pone en riesgo la salud de los trabajadores de prisiones. «Desconocemos cuántas mascarillas no homologadas se han podido repartir durante el año en curso. Cuando las detectamos se puso en conocimiento de los directores de prisión de Castilla y León y Aragón y fueron retiradas», afirma el presidente de CSIF Prisiones. «Trasladamos nuestra queja a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias y se escudaron diciendo primero que el material suministrado a los centros durante parte del año 2020 procedía de estos suministros, pudiéndose encontrar algunos de los referidos en nuestro escrito» ya que por la emergencia sanitaria y ante la escasez de materiales de protección hizo que, de forma temporal, se aceptaran productos sin el marcado CE. De hecho, según la respuesta del subdirector general de Recursos Humanos de Instituciones Penitenciarias, Eugenio Arribas López, «el citado material se podía adquirir hasta el 30/09/2020. No obstante, estos productos una vez adquiridos se podían utilizar posteriormente».

Tras argumentarles que el mando único era entonces el encargado de suministrar el material, y que ellos no habían intervenido en la adquisición, desde el citado organismo aluden que «también cabe la posibilidad de que algunos centros hayan adquirido material de protección, no teniendo conocimiento desde la SSCC de las características del mismo». Es decir, «nos reconocen que incluso algunos centros penitenciarios pudieron hacer compras sin su control», algo que para este sindicato es un despropósito, denuncia Vilas, que insiste a su vez en que «se han repartido mascarillas no homologadas en 2021». Además, «nos dicen que les digamos nosotros en qué centros se está repartiendo este material. Pero, ¿no controlan el material ni los productos que se reparten a los trabajadores?», pregunta de forma retórica el responsable de CSIF Prisiones. «Nosotros sabemos que en los centros donde las hemos detectado las han retirado, pero no sabemos si hay en más prisiones o no», añade.

Hechos por lo que reclaman a Inspección de Trabajo que «los investigue y si se está poniendo el peligro la salud de los trabajadores porque podríamos encontrarnos ante una posible infracción de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales».