Educación

El título de Bachillerato y ESO se podrá obtener con suspensos

Críticas a la «bajada de exigencia» y la «devaluación del esfuerzo»

En Primaria los alumnos solo podrán repetir una vez por etapa y se favorecerá el apoyo o refuerzo
En Primaria los alumnos solo podrán repetir una vez por etapa y se favorecerá el apoyo o refuerzoMarcial GuillénEFE

España tiene una de las tasas de repetición más altas de Europa, aunque en los últimos años ha ido bajando progresivamente, pero la idea es que sea un recurso aún excepcional de lo que es hasta ahora. Lo recogía la nueva ley educativa, la Lomloe, y ahora ese mismo espíritu queda plasmado en el proyecto de Real Decreto por el que se regula para el curso 2021-2022 la evaluación y condiciones de promoción de Primaria, Secundaria y Bachillerato.

¿Cómo se consigue acabar con la repetición? «Favoreciendo el establecimiento de mecanismos de apoyo y refuerzo», dice la norma que ahora tendrá que perfilarse. Por lo pronto, solo se podrá repetir curso una vez en Primaria y cada alumno recibirá un informe sobre su evolución.

En la ESO, solo podrá hacerse dos veces como máximo y «deberá ir acompañada de un plan específico y personalizado de apoyo para la adquisición de las competencias no alcanzadas». De manera excepcional se podrá permanecer un año más en cuarto de la ESO si es necesario que el alumno adquiera los aprendizajes necesarios. Pero que un alumno promocione o no de curso dependerá de la decisión colegiada del equipo docente en la evaluación de fin de curso, que permitirá que un estudiante pueda pasar de curso con hasta dos materias suspensas. El título de la ESO se podrá alcanzar con «una o más» materias suspensas si «a juicio del equipo docente se han alcanzado las competencias básicas y los objetivos de la etapa». Además, las administraciones educativas podrán establecer directrices para que, en ningún caso, el número de materias no superadas o la combinación de materias o ámbitos no superados pueda ser «la única circunstancia a tener en cuenta en la decisión sobre la promoción». De ahí que los expertos consideren que esta nueva regulación abra la puerta a distintos niveles de exigencia dependiendo de la comunidad autónoma. Los alumnos de Bachillerato promocionarán de primero a segundo con un máximo de dos suspensos. Si al término del segundo curso tuvieran evaluación negativa en algunas materias podrán matricularse de ellas sin necesidad de cursar de nuevo las no superadas u optar por repetir el curso completo.

Se permitirá obtener el título con un suspenso de manera excepcional si el equipo de profesores considera que el alumno ha alcanzado los objetivos y competencias vinculados a ese título, si no ha faltado a clase y se ha presentado a los exámenes y la media le da al menos cinco.

Algunas comunidades y sindicatos han mostrado su rechazo al proyecto de Real Decreto. «Lanzar ese mensaje de que se puede titular con suspensos, que no hay que repetir, que se puede aprobar con las máximas facilidades es un error» ha dicho el consejero de Educación de Madrid, Enrique Ossorio. En la misma línea, el de Galicia, Román Rodríguez, ha asegurado que «va en contra de la igualdad de oportunidades, no puede ser igual esforzarse o no esforzarse». Igualmente, la consejera de Castilla y León, Rocío Lucas, cree que hay que hacer frente al fracaso escolar «con más recursos y refuerzos y no bajando el nivel de exigencia».

Sindicatos como CSIF y ANPE también se han manifestado en el mismo sentido. «Las repeticiones no se arreglan con unas directrices para promocionar con asignaturas suspensas, sino con programas de refuerzo para alumnos con dificultades y bajadas de ratios. Estamos en contra de la devaluación de la cultura del esfuerzo», dice Nicolás Fernández, presidente de ANPE.