¿Qué idiomas están en peligro de extinción?

Las lenguas en extinción apenas son utilizadas en el mundo, por lo que pronto dejarán de ser lenguas universalmente reconocidas, lo que eliminará del mapa la historia cultural de muchas sociedades

La mayoría de los españoles considera que los idiomas ayudan a abrir puertas en el mercado laboral
La mayoría de los españoles considera que los idiomas ayudan a abrir puertas en el mercado laboral FOTO: Dreamstime (nombre del dueño) La Razón

Aunque actualmente existen más de 7.000 idiomas reconocidos en el mundo, más de la mitad dejarán de existir en los próximos años. Es la conclusión a la que han llegado desde “Endangered Languages Project(ELP), una web de colaboración mundial entre organizaciones de idiomas indígenas, lingüistas, instituciones de educación superior y socios clave de la industria que tienen como objetivo fortalecer los idiomas en peligro de extinción. Las lenguas en peligro de extinción apenas son utilizadas en el mundo, por lo que pronto dejarán de ser lenguas universalmente reconocidas, lo que eliminará del mapa la historia cultural de muchas sociedades. Para que un idioma sea considerado en peligro de extinción, los usuarios que lo practicaban deben comenzar a enseñar a sus descendientes otros idiomas, perdiendo el idioma original.

El ELP se puso en marcha en junio de 2012 con la intención de ser una “fuente de información completa y actualizada sobre las lenguas en peligro del mundo”, según el director del Catálogo de lenguas en peligro (ELCat), Lyle Campbell, un profesor de Lingüística de la Facultad de Lenguas, Lingüística y Literatura de Mānoa. A lo que añadió: “El Catálogo es necesario para respaldar la documentación y revitalización de las lenguas en peligro, para informar al público y a los académicos, para ayudar a los miembros de grupos cuyas lenguas están en peligro y para llamar la atención sobre las lenguas que más necesitan conservación “. Por ejemplo, la organización clasifica el idioma mestizo canadiense “Michif” como en peligro crítico debido a la disminución del número de hablantes fluidos.

Idiomas en peligro

El idioma que más se estudia en España es el inglés y el segundo es el francés.
El idioma que más se estudia en España es el inglés y el segundo es el francés.

El resígaro es lengua indígena de la familia arawak hablada en Loreto (Perú). Actualmente el resígaro es una lengua altamente amenazada, ya que existen, hoy en día, pocos hablantes que aún mantienen los rasgos puros del resígaro, es utilizada en las localidades del noreste de Perú de Puerto Isango y Brillo Nuevo, sobre el río Yaguasyacu, tributario del Ampiyacu, que fluye hacia la Amazonia en Pebas. La lengua principal de todos los resígaros es el idioma bora o el ocaina, ambos de la familia bora-witoto, siendo el resígaro una lengua de uso más restringido. Esta lengua solo era hablada por una persona, Rosa Andrade, que fue asesinada en el año 2016. Ahora su legado se guarda como un auténtico tesoro para que no se pierda.

El idioma puelche fue hablado por los gününa-küne (llamados puelches), un pueblo nómada de la actual Patagonia argentina y del sur de Chile. No se ha podido establecer un parentesco completamente claro con ninguna otra familia, por lo que frecuentemente se le ha considerado como una lengua aislada, aunque se conjetura que podría estar relacionada con las “lenguas chon” habladas por grupos vecinos, como los tehuelches o patagones. Se puede considerar un idioma prácticamente extinguido, ya que la mayoría de las personas que viven en esta región, descendientes directos de los puelches, utilizan el español como lengua principal y han dejado de practicar el idioma hace años.

El minderico es una lengua romance hablada por los productores y comerciantes textiles en Minde, Portugal, que actualmente solo conocen 150 personas en todo el mundo, y solo 23 serían capaces de hablarlo con fluidez. El minderico se habla solamente en las parroquias de Minde y Mira de Aire, situadas en los municipios de Alcanena y Porto de Mós, respectivamente.

Por último, también se consideran en peligro el yidis, el lombardo, el idioma ligur en el norte de Italia, el provenzal alpino, el francoprovenzal, así como el idioma corso, el gaélico escocés e incluso el irlandés.