El Papa «ratifica» el plan antiabusos de la Iglesia española sin estudio histórico

Desde Roma, Omella y Cañizares certifican el apoyo del Vaticano: «No hay que multiplicar entes»

No habrá un informe histórico sobre abusos sexuales a la manera francesa o alemana. Y todo, con la venia del Papa. Así al menos se desprende de las reflexiones lanzadas tanto por el presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Juan José Omella, como por parte del cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares. Junto al arzobispo de Tarragona, Joan Planellas, ambos han comparecido ante la prensa en Roma después de reunirse con Francisco y con los diferentes «ministerios» vaticanos en el marco de la visita «ad limina» de los pastores de Cataluña y Valencia, una especie de auditoría quinquenal.

Los dos cardenales han manifestado sentirse respaldados en su plan de actuación. «No hace falta multiplicar entes. En cada diócesis hay la parte de los tribunales y el servicio de atención a las víctimas. Y eso es independiente. Portugal, Alemania Francia hacen lo que creen conveniente. Y nosotros también, siempre de acuerdo a los protocolos de la Santa Sede», ha zanjado Omella con el correspondiente visto bueno: «Estamos en contacto con ellos y les ha parecido bien. Si hay alguna dificultad lo veremos sobre la marcha».

Cañizares exteriorizó su malestar por «las denuncias sin datos» que considera que han planteado en algún medio de comunicación. Desde ahí, subrayó que «en todas las diócesis se está actuando con máxima prudencia, cosa que nos ha ratificado el Santo Padre».

Eso sí, en un ejercicio de autocrítica, el presidente de los obispos reconoció que quizá «no hayamos comunicado bien» el proceder frente a esta lacra. «Abrimos un camino para acercarnos a las víctimas. Aunque a veces uno no acierta, lo importante es mirar hacia el futuro», compartió Omella.

Amén de los abusos, también hubo hueco para analizar el escenario político con el Ejecutivo de coalición. «El diálogo esta abierto, no está roto. Estamos en permanente trabajo de cooperación», expuso el arzobispo de Barcelona. «En las cuestiones relacionadas con el bien común estamos de acuerdo, pero no siempre coincidimos en temas morales», reflexionó Omella, con una mano tendida que confía tengan también desde el equipo de Pedro Sánchez: «Es bueno que quien gobierne sepa escuchar a unos y a otros y que juntos busquemos lo mejor».

Hasta el Vaticano, también se ha llevado la situación de Cataluña, que se trató directamente con la Secretaría de Estado, que es el equivalente a Moncloa. «Debemos evitar toda ideología que pueda conllevar una polarización. La polarización política está y tenemos que curar estas heridas», subrayó Planellas como primado de Cataluña.

Sobre lo que ninguno quiso dar un paso en falso es acerca del posible viaje de Francisco a España este verano. «Lo hemos comentado y el Papa, con una sonrisa, nos ha dicho que lo estaba reflexionando», salió al paso Omella.