Dos “aterradoras” enfermedades provocadas por las garrapatas mantienen en alerta a los expertos

Especialistas de EE UU avisan del aumento de garrapatas en los últimos meses y piden a los ciudadanos tener máximo cuidado para no contraer enfermedades graves

Una garrapata caminando sobre la doble hélice que representa su ADN
Una garrapata caminando sobre su ADN (representación artística). FOTO: Andrew Nuss (University of Nevada, Reno) Creative Commons

Con la primavera y el buen tiempo, llegan también las garrapatas. Médicos especialistas en EE UU han anunciado que esperan una gran temporada para este tipo de artrópodo transmisor de un buen número de enfermedades. Si bien la enfermedad de Lyme es una de las más conocidas transmitidas por garrapatas, varios expertos han alertado a los ciudadanos sobre el peligro de otras dos que van en aumento: la babesiosis y la anaplasmosis.

Dos patologías que el doctor Kris Paolino del Upstate Medical University ha calificado como de “aterradoras” en una entrevista con NYup.com. “De todas las enfermedades transmitidas por garrapatas, la babesia y el anaplasma son realmente las dos que dan miedo”, dijo Paolino. “Pueden volverse realmente graves y pueden matar a la gente si no se detectan a tiempo”.

Un laboratorio de pruebas de garrapatas en el norte del estado de Nueva York que rastrea patógenos, incluidas bacterias, virus y parásitos, ha visto un aumento general en el porcentaje de garrapatas que transmiten enfermedades en todo el estado. Saravanan Thangamani, profesor de microbiología e inmunología de la Upstate Medical University y director del laboratorio, explica que las garrapatas se comportan como las personas: emergen cuando sale el sol y el clima es cálido y seco. Y los pocos días cálidos que el estado de Nueva York ha experimentado últimamente han sido suficientes.

A pesar de las temperaturas en su mayoría frías, para la semana del 14 al 21 de marzo el laboratorio había recibido 176 envíos de garrapatas. Dado el clima, eso es mucho para esta época del año. “Anticipamos un aumento real en la cantidad de garrapatas enviadas a nuestro laboratorio. Técnicamente, cada año es un gran año para las garrapatas, pero estamos viendo un aumento gradual en el número de garrapatas que los humanos encuentran y envían al laboratorio. Esta tendencia continuará”, señala Thangamani.

El programa de vigilancia de garrapatas iniciado por Thangamani en 2019, se basa en que el público en general se convierta en ciudadanos científicos y envíe al laboratorio las garrapatas que encuentran en ellos mismos, en sus mascotas o en sus jardines. El proyecto ayuda al laboratorio a rastrear los puntos críticos y la prevalencia de enfermedades transmitidas por garrapatas en todo el estado. Desde el inicio del programa, el laboratorio ha identificado 15 especies diferentes de garrapatas presentes en el estado y la presencia de seis patógenos.

Según el sitio web del laboratorio, de enero a junio de 2021, el porcentaje de garrapatas portadoras de la enfermedad de Lyme aumentó a casi un 33 por ciento. Pero, durante ese mismo periodo, la cantidad de garrapatas portadoras de Anaplasma phagocytophilium (agente causante de la anaplasmosis) se duplicó con creces, de alrededor del 4 por ciento pasó al 8,7 por ciento, y las garrapatas portadoras de Babesia microti (agente causante de la babesiosis) se triplicaron del 5 al 15 por ciento.

El virus Heartland, identificado por primera vez en el estado de Missouri en el 2009, ya se ha encontrado en garrapatas de seis estados de Estados Unidos. Este virus emergente y potencialmente mortal, lo transmiten las garrapatas estrella solitaria, que históricamente se encuentran en los estados del sur, pero se están dirigiendo hacia el norte. Recientemente se encontró en Long Island.

Babesiosis y anaplasma: síntomas y tratamientos

El parásito babesia infecta los glóbulos rojos. Los síntomas son similares a otras enfermedades transmitidas por garrapatas: fiebre, escalofríos, dolores y fatiga. Si bien muchas personas pueden ser asintomáticas, la babesiosis puede ser una enfermedad potencialmente mortal para las personas con sistemas inmunológicos débiles o que tienen afecciones subyacentes graves, como enfermedades hepáticas o renales, según explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Los síntomas de anaplasmosis son similares a los de la enfermedad Lyme, y las dos enfermedades generalmente se tratan con los mismos antibióticos. Los primeros síntomas de ambos incluyen fiebre, escalofríos y dolores musculares. Alrededor del 70 % de las personas infectadas con la bacteria de Lyme desarrollan un sarpullido rojo que se propaga, un signo revelador que puede conducir a un tratamiento más temprano. No hay erupción ni con anaplasmosis ni conba besiosis.

La enfermedad Lyme y la babesiosis se pueden tratar con doxiciclina y otros antibióticos. Los tratamientos para la babesia incluyen quinina, un medicamento contra la malaria.