Al menos dos muertes al día en España por negligencias médicas

Más de 800 pacientes fallecieron en 2015

Carmen Flores, defensora del paciente, en una imagen de archivo
Carmen Flores, defensora del paciente, en una imagen de archivo

La Asociación El Defensor del Paciente recibió en 2015 un total de 14.430 casos de negligencias médicas, de las cuales 806 personas perdieron la vida. Así, alrededor de dos personas fallecieron diariamente en nuestro país por estos motivos. En ambos casos se ha producido una disminución respecto a 2014: un 2,2% en el total de casos (14.749 el año anterior) y un 3,4% en los fallecimientos (835). Con todo, la presidenta de la asociación, Carmen Flores, opina que la reducción no puede ocultar el hecho de que "este enfermo que es la sanidad pública está muy lejos de mejorar". En total, entre un 30% y un 40% de estos casos llega a los tribunales.

Los datos pertenecen a la memoria correspondiente a 2015 de la asociación, presentada durante la mañana de hoy, y que en opinión de Flores reflejan algunos fenómenos "enquistados", como son las listas de espera, que no bajan de la media de 96 días para una intervención quirúrgica, y que afectan ya a más de 567.000 pacientes. "Las listas de espera matan y dejan a las familias en una situación terrible. La solución que siempre planteamos es el aumento de las plantillas y la inversión en sanidad. Pero el personal está vapuleado y enfadado, y esto lo paga el paciente", afirma.

En este sentido, Flores señala que los casos más graves se producen en Canarias (sus hospitales son los que "peores servicios de urgencias tienen"), Galicia, Andalucía y Cataluña. Precisamente, dedicó unas palabras a estas dos últimas comunidades: señaló la "bipolaridad"de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, que "presume de izquierdas y de defender los derechos de los ciudadanos, cuando a la vez se están haciendo unos recortes brutales y los discapacitados y los ancianos están abandonados"; sobre Cataluña, destacó que es la región "con más copagos y recortes", dando pie a una sanidad "deplorable"en la que los "ciudadanos están desprotegidos". De hecho, Andalucía, con 89.600, y Cataluña, con 75.100, son las comunidades con mayor número de pacientes en listas de espera, seguidas de Madrid con 72.800.

Cirugía estética

En la memoria se hace hincapié en algunos casos concretos. Un total de 281 personas se sometieron a una intervención de cirugía plástica, reparadora y estética con resultado insatisfactorio. La cifra se ha reducido ostensiblemente con respecto a otros años, "sinónimo de que con la crisis las personas se someten en menor medida a este tipo de intervenciones". Por contra, se ha notado un ascenso de los afectados por depilación láser, hasta alcanzar los 96. "Es una técnica que durante los últimos años ha incrementado su práctica dentro de las cadenas de estética. Algunas de ellas utilizan láseres que no son de buena calidad, además de que el personal que realiza estos tratamientos no son médicos en muchos casos y, por tanto, no están cualificados a tal efecto". La memoria también indica que 33 personas se vieron afectadas por la intervención lásik en oftalmología.

El informe también señala que 152 bebés nacieron con alguna discapacidad, lo que supone un número similar al de 2014. En muchos casos supuso el resultado de partos llevados a cabo de forma inadecuada con fórceps, dando pie también a parálisis cerebral o braquial. Además, 45 pacientes fallecieron por infección hospitalaria, debido a que el centro no cumplía las medidas de asepsia necesaria, y 49 perdieron la vida por no enviarse una ambulancia a su domicilio. Por otro lado, más de 100 pacientes quedaron en estado de discapacidad tras una intervención quirúrgica, lo que suponen nueve casos más con respecto a 2014. Sobre este aspecto, detalló el caso de un joven que "ha quedado discapacitado para toda su vida y que tras la sentencia se la ha dado una indemnización de 17.000 euros, algo indignante". Por último, el informe constata que hay al menos 37 casos de contagios por hepatitis C, en su mayoría por transfusiones de sangre.

La Defensora del Paciente también llamó la atención de algunas comunidades con las que es difícil contactar telefónicamente. Así, puso el ejemplo de la Generalitat Valenciana. Y es que, al llamar a su Consejería de Sanidad, salta un contestador en el que se informa al interlocutor de que no se atenderán llamadas de fuera de la región. "Es algo muy llamativo y muy grave", afirmó.