Menos fumadores, pero más bebedores

El número de personas que fuman todos los días ha bajado en los últimos 5 años del 26,2% en 2009 al 23% en 2014.

El número de fumadores diarios se ha reducido en España. De acuerdo con la última Encuesta Europea de Salud en España que analiza los hábitos de los españoles de 2014 y los compara con los de 2009, algo más de un tres por ciento de las personas que se encendían un cigarrillo en 2009 lo han dejado de hacer en 2014 –del 26,2% se ha pasado a un 23%–. De acuerdo con este estudio que ha publicado el Instituto Nacional de Estadística (INE), cuatro de cada diez españoles aseguran que nunca han fumado, mientras que el 25% se declara exfumador.

Dentro del informe destaca que, mientras en la mayoría de las franjas de edad se reduce el consumo de nicotina diaria, entre los mayores de 55 años, el número se ha incrementado en más de un 5 por ciento.

Los neumólogos consideran que el descenso en el número de fumadores es un paso adelante, pero que «no debemos lanzar las campanas al vuelo porque el número de personas que fuman entre 15 y 55 años sigue siendo muy alto», afirma Carlos Jiménez, director del grupo de investigación en tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ). Y es que «es en adultos jóvenes cuando empiezan a aparecer las primeras enfermedades». Jiménez insiste en que deben incrementarse las campañas de sensibilización y las que ayudan a dejar de fumar. «Estamos a la cabeza en temas de legislación, pero tenemos un déficit en lo que se refiere a proporcionar ayuda asistencial». Así, de acuerdo con este experto «si un fumador hace un intento serio para dejarlo sin ayuda lo logra sólo en un 10 por ciento de los casos». Sin embargo, «con un tratamiento adecuado sus posibilidades se multiplican por tres y hasta por cuatro», concluye Jiménez.

Dentro de esta misma encuesta también se evalúa la variación de 2009 a 2014 en consumo de bebidas alcohólicas. Como apunta el INE, el porcentaje de personas de 15 y más años que bebe alcohol cada día ha aumentado un 2,1 por ciento. Aunque el incremento afecta a ambos sexos, el consumo intensivo de alcohol es más relevante entre hombres.