¿Cómo entrenar a primera hora de la mañana?

Según distintos estudios, un tercio de la población se considera búhos, más activos por la noche, por lo que en consecuencia les cuesta trabajo salir de la cama, tienen poca energía por las mañanas y hacer deporte nada más levantarse es poco menos que una tortura. Sin embargo, para mucha gente puede ser su único momento. Hay algunos trucos que pueden ayudarte a levantarte de la cama con la fuerza suficiente para ponerte las zapatillas. El primero es evitar a toda costa el botón de posponer cinco minutos la alarma del despertador, debes ponerlo lejos de la cama, lo que te obligará a levantarte. La siguiente medida es la hidratación, que puede acentuar la fatiga. Inmediatamente después de poner los pies en el suelo bebe dos vasos de agua. Si tu cerebro no te acompaña por la mañana, deja preparadas las cosas la noche anterior: las zapatillas y la ropa de deporte junto a la cama para que no tengas que pensar demasiado en cuál es el siguiente paso. Otro buen truco es comer estratégicamente por la noche antes de dormir. El exceso de harina y azúcar durante la cena puede aumentar el grado de inflamación y causar una fatiga seria por la mañana. Lo más aconsejable es cenar verduras y proteínas, como

pescado o carne magra.