Cómo sobrevivir al «Black Friday» y no morir en el intento

Llegan los días más temidos por la tarjeta de crédito y muchas páginas ofertan precios reducidos en electrónica, ropa y turismo. Esto es todo lo que debes saber ante el viernes

Llegan los días más temidos por la tarjeta de crédito y muchas páginas ofertan precios reducidos en electrónica, ropa y turismo. Esto es todo lo que debes saber ante el "viernes negro".

Exactamente 24 horas después del anglosajón Día de Acción de Gracias, comienza el que para muchos es el Desgracias, uno en el que todas las páginas web de compras on-line y tiendas físicas ofrecen tentadores descuentos y, supuestamente, oportunidades únicas. Pero no es tan así.

La Asociación Española de la Economía Digital (Adigital) estima que se realizarán compras on-line por 1.267 millones de euros (un 13% por encima de lo gastado el año pasado), mientras que un estudio realizado por Tiendeo.com fija el gasto medio de los españoles en 129€por persona, un 15% más que en 2015.

Se trata de un mercado muy jugoso y también de ofertas tentadoras. Para saber cómo moverse en estas aguas, no siempre limpias, confeccionamos una guía con todo lo que debes saber sobre este Viernes Negro y no te atrevías a preguntar.

1) No todo lo que brilla es oro

Sí, es cierto que en estos cinco días (porque el nombre está comenzando a mudar de «Black Friday» a Black Five Days) hay muchas gangas, chollos y bicocas. Principalmente porque casi todas las tiendas on-line (desde los fabricantes de tornillo hasta los modelos de alta costura) publican sus mejores galas en estas jornadas. Pero hay precios bajos todo el año en muchos artículos. Esto quiere decir que no compremos lo que no necesitamos porque está, supuestamente, mucho más barato. Consejo: hacer una lista de deseos y una de gasto límite.

2) Fijarse un suelo

Es fácil sucumbir a la tentación, pero hay que recordar que los artículos deberían estar en oferta verdadera. Esto quiere decir que, como mínimo, debe haber un 40% de descuento sobre el precio habitual (que no real). Para ello debemos hacer nuestra tarea antes de la llegada del viernes. Uno de los sitios más adecuados para esto es la web Camelcamelcamel, que tiene un registro histórico de los precios de todo lo que vende Amazon (bueno, casi todo). Allí podremos comparar si de verdad hay gangas.

3) No perder la cabeza ni dinero

Reza el dicho que «cuando la limosna es grande...». Puede que una oferta sea honesta pero, ante la posibilidad de la bicoca de una vida o la ruina de la misma, más vale tomarse cinco minutos. Los expertos en seguridad de Always ON aconsejan confirmar que la dirección web de la página es la real (cuidado con los redireccionamientos desde redes sociales o correos electrónicos). Asegurarse al pagar de que la página cuenta con el certificado SSL instalado. Es muy fácil robar la identidad on-line. Una forma de asegurarse de que el dinero llega a destino es con una cuenta en PayPal, que contacta con la entidad bancaria de la tarjeta utilizada y con el vendedor para exigirle determinada información. Consejo: mirar en la dirección si después del http aparece una s, sinónimo de seguridad. Al igual que el candado cerrado al inicio de la URL.

4) Santo y seña

Muchas páginas requieren que nos registremos en ellas para hacer las compras. Y esto precisa de las benditas contraseñas. La firma de ciberseguridad Sophos aconseja no usar la misma contraseña para todas las páginas o claves tan sencillas como: Contraseña o 1234567, que pueden ser fácilmente crackeadas en segundos. Y, fundamental, actualizar el antivirus del ordenador o el smartphone. Sí, de veras.

5) Comprar en casa

Obviamente, es mucho más sencillo ir a un bar o comprar desde el trabajo (jamás lo he hecho, pero he oído de gente que sí...), pero, al usar una red abierta o una wifi pública, el riesgo de que alguien obtenga nuestra información (o perdamos el trabajo por insultar a FanáticoFriki223 por comprar la última consola disponible) es mucho mayor. Y entonces se puede transformar, de verdad, en un día negro.

6) Tú y tu información

Los expertos en seguridad online de Entelgy señalan que uno de los mayores errores en estas fechas es dar más información de la necesaria en los formularios de registro. Si hay preguntas extrañas (¿Cómo se llamaba su primera mascota? o ¿En qué ciudad nació su madre?) que nada tienen que ver con la compra, el sitio probablemente sea un timo.

7) No te eSPAMtes

En estas fechas el volumen de correo no deseado aumenta de un modo alarmante. Y muchos de ellos pueden tener ofertas únicas, entre las que se incluyen quitarte todo el dinero. No abrir correos de personas desconocidas y menos aún pulsar en los enlaces que estos puedan incluir. Hacer una página web fraudulenta es muy sencillo y cerrarla 24 horas después, más aún.

8) Más smart que el teléfono

Para quienes hagan compras desde su smartphone, lo mejor, al menos para ese día, sería programar todas los sistemas, tanto de desbloqueo como de compras, con un doble factor de seguridad: una clave y respuesta a un SMS, por ejemplo. De ese modo evitamos fraudes de páginas y que alguien que se hizo con nuestro móvil disfrute del «Black Friday» más que nosotros.

9) Leer la letra pequeña

A veces ocurre que, en el calor del frenesí de compras, nos excedemos y luego, al ver los paquetes (los que contienen los regalos y los que nos caen con la tarjeta), nos arrepentimos. Es fundamental ver la política de devolución de las empresas en estas fechas, ya que, para muchas ofertas, pueden cambiar.

10) El que espera...

A veces no desespera. Si somos de los afortunados que en realidad no precisan de nada, pero están a la caza de verdaderos chollos, lo mejor es esperar al «Ciber Monday», que cae razonablemente el día lunes y es cuando las tiendas quieren quitarse de encima lo que no les funcionó.