La ineficacia de Industria podría dejar a miles de hogares sin TDT

El secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo-Sotelo, ayer, en el Congreso
El secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo-Sotelo, ayer, en el Congreso

Trece millones de viviendas deben adaptar sus antenas en sólo tres meses por la llegada del 4G

Hoy comienza la cuenta atrás para que tres cuartas partes de los españoles adapten sus antenas de televisión antes del 1 de enero de 2015. Esa es la fecha límite para que 13 millones de hogares se reantenicen y puedan así seguir viendo la televisión como hasta ahora. En caso contrario, en poco más de tres meses se producirán interferencias e incluso algunos canales dejarán de verse. Por mandato europeo, las televisiones tienen que dejar libre las frecuencias que ocupan sus canales en la banda de 800 MHz, de forma que ese espectro pase a ser ocupado por las señales de la tecnología móvil 4G. Esta es la nueva generación de acceso a la red que permite disfrutar de internet de alta velocidad en nuestros «smartphones».

Tras su publicación ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE), hoy entra en vigor el Plan Técnico Nacional de la Televisión Digital Terrestre (TDT). Como pasó en 2010 con el apagón analógico, las antenas que proporcionan la señal de televisión a la mayor parte de los hogares deberán adaptarse de nuevo a la exigencia de Bruselas. El problema reside en que el proceso de conversión de la televisión analógica a la TDT se llevó a cabo en un periodo de casi dos años y medio, mientras que en esta ocasión apenas hay 98 días para realizar un proceso muy similar. En septiembre de 2007, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aprobaba las fechas definitivas del apagón, que no tendría lugar hasta abril de 2010. Tiempo más que de sobra para adaptar las antenas de todo el país e informar a la población de la necesidad de hacerse con un sintonizador de TDT. Así y todo, hubo hogares donde les pilló el toro del apagón y tuvieron que ir deprisa y corriendo a comprar un aparato de TDT para poder seguir viendo la televisión.

La tardanza del Ministerio de Industria en aprobar el plan de reantenización obliga ahora a efectuar esta nueva transición de la TDT de forma precipitada. De hecho, el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo-Sotelo, resaltó ayer la importancia de comenzar «cuanto antes» el proceso de adaptación de los edificios. Durante su intervención en la Comisión de Industria del Congreso, afirmó que «se van a asumir los costes» de esta reantenización, «pero las comunidades no deben esperar». La semana pasada Industria anunció que daba marcha atrás y que asumiría el coste para el ciudadano de la adaptación: 286 millones de euros. En cualquier caso, esta subvención saldrá igualmente del bolsillo de los contribuyentes, independientemente de que los hogares afectados no tengan que abonarla de forma directa. Además, esta cantidad deberá ser adelantada por los afectados, por lo que en un principio repercutirá en las cuentas de las comunidades de vecinos.

Aunque para Calvo-Sotelo «se tratará siempre de un nivel de gasto que las comunidades pueden asumir», la diputada socialista Lourdes Muñoz pidió ayer al Gobierno celeridad en la aprobación del decreto de ayudas –aún pendiente– y mayor sensibilidad para el caso de personas sin ingresos o muy bajos, para que «no tengan que adelantar el coste». Las subvenciones oscilarán entre un mínimo de 150 euros y un máximo de 550 por edificio.