«Me siento como Los Simpson»

Hace referencia a la mítica serie animada, cuando habla de las repeticiones de la serie en los distintos canales. Rodará un corto que estrenará en otoño para desmitificar los problemas del cáncer y sacarle un lado positivo a la enfermedad

"Me llamaron desde Buckler y la SEOM. Me contaron el proyecto y me pareció perfecto"
"Me llamaron desde Buckler y la SEOM. Me contaron el proyecto y me pareció perfecto"

Este año ha sido elegido para llevar a cabo el proyecto de Buckler 0,0 en su campaña de sensibilización contra el cáncer de mama. Para ello, el actor ha decidido poner su «buen humor» al servicio de las pacientes, «para sacar el lado positivo del cáncer, con respeto y sensibilidad y con el objetivo de hacer reír».

-¿Cómo se involucró en el proyecto?

Me llamaron desde Buckler y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Me contaron el proyecto y me pareció perfecto, porque contaba con total libertad creativa, compartir una temática que me parecía interesante y contar una historia humana, como es el cáncer de mama, desde un punto de vista positivo. Un tándem que me gusta a mí mucho.

-¿En qué momento del rodaje del corto se halla?

Estamos todavía en proceso, no hemos empezado a rodar. Hoy le damos el pistoletazo de salida, la semana que viene comenzamos y la verdad es que estoy contento con el guión. Lo hemos hecho entre Ana R, Costa y yo. Ha salido una historia muy bonita, dentro de lo duro que es esta enfermedad. Para mí es un reto hablar desprejuiciadamente de este tema y sacar el punto positivo y sacarle el humor, poder darle un tono de comedia, con lo complicado que es.

-¿Hay demasiados tabú en el cáncer?

-Sí, hombre muchos. Y gracias a este tipo de campañas se normaliza la enfermedad. Y ha servido mucho. Hay cosas que se ven con mucha naturalidad hoy, como el ir con el pañuelo cuando la mujer está en pleno tratamiento. Ahora mismo ya no se ve raro. Pero queda mucho por delante. Y por eso creo que la comedia es tan importante para ayudar en estos casos, desolemniza y desdramatiza un problema así.

-¿Te implicarías en otras campañas en favor de la salud masculina?

-Por supuesto. Me parece que este tipo de colaboraciones en las que se comparten valores. Hay tanto de Buckler, como SEOM, cuando es natural, uno entiende el motivo, se implica. Lo haría igual en favor de hombres, mujeres, incluso de perros,...

-¿Cómo compagina el proyecto de «Carmina», el corto, la tele?

-Pues con malabares. Sigo con mi tele... Estoy en un momento super efervescente y creativo. Me apasiona mucho todo me faltan horas, pero no ideas, ni ganas. Ahora comenzamos el corto que se va a llamar «La vuelta a la tortilla» y que contará con la participación de Fele Martínez, Silvia Rey y Paqui Montolla. Y después ya me pondré a saco con «Carmina», ya que el rodaje es en otoño, tras el estreno del corto éste.

-¿Cuándo estaría lista «Carmina II»?

-Ojalá para 2014, sé que lo voy a hacer. Pero estoy buscando financiación, porque ésta es más cara que la otra. Para mí sería un sueño estar en Málaga el años que viene. Ya que la película está muy vinculada a la ciudad y sería perfecto.

-¿Cómo lo compagina todo?

-Tengo proyectos de teatro, pero todavía no quiero implicarme. Estoy con la serie, y preparando el corto y el largo.

-¿Cuánto años lleva con "Aída"?

-Llevamos ocho años, pero por temporadas ¡uf!, ni lo sé ya... He perdido la cuenta. Además, ahora como reponen los capítulos una y otra vez, uno termina sintiéndose como «Los Simpson».

-Con todos esos proyectos y trabajos, ¿le queda un minuto para cuidarse?

-Pues sí, la verdad es que yo intento sacar. Voy a entrenar al gimnasio, e intento comer bien. Cuidarse y disfrutar de la vida son valores que persigo. Yo soy un adicto al trabajo total, y voy estresadísimo siempre, pero intento disfrutar y sacar tiempo para mí, hacer un poco de deporte, comer bien, beber bien...

-Se ha declarado defensor hasta de los animales. ¿Cuál es su granito de arena para cuidar el planeta?

-Intento reciclar como todo el mundo. Pero no sé si tengo algo más que aportar... Para mí, mi labor en la Tierra es más entretener.

-¿Tampoco es una tarea fácil?

-Y es algo terapéutico, la risoterapia. Hay mucha gente que tiene sus problemas diarios, con sus depresiones, y sé que han salido de ello con la risa, con la serie «Aída», con gente que ha visto la película. Te paran y te dicen «es la única risa que he echado en todo el mes». Y eso es muy gratificante.

-La forma de presentación y distribución en todos los formatos de «Carmina» rompió moldes y triunfó. ¿Cree que le seguirán?

-Sí, pero creo que todavía ahora no se puede hacer con todas las películas. Con ésta funcionó porque era muy pequeña y barata. En un futuro las ventanas se va a ir acortando e internet será una nueva forma de consumir cine. Hay muchas producciones pequeñas, que se quedan sin distribución, por el nivel publicitario que necesiten. Hay que crear accesos más directos y baratos, como la red.

-¿Produciría proyectos más pequeños?

-Estaría bien. Mi productora la monté para darle salida a proyectos personales, pero también empiezo a trabajar y a colaborar con otra gente que tiene muchos talento. Y perfectamente pueda ser que produzca en un futuro, a otros directores... Estaría guay, porque se puede suplir con ingenio y con talento la falta de recursos. Y ese espíritu yo lo tengo y lo defiendo.

-Un forma de ahorrar dijeron que era ducharse con agua fría. ¿Lo pondría en práctica?

-No, no puedo ni en el mar, ni en verano. Yo me baño como una vieja poquito a poco. Esto de ¡zas! frío, no...