Movistar TV lanza el canal del Papa

El Santo Padre impulsó la creación de Orbe 21 cuando era cardenal en 2005

Uno de los programas del canal Orbe 21, en Movistar TV
Uno de los programas del canal Orbe 21, en Movistar TV

«El entonces cardenal Bergoglio me dijo: ‘‘No quiero un canal con olor a sacristía. Quiero que transmita valores para toda la familia y que sea interreligioso’’», afirmó ayer Julio Rimoldi, el director, confundador de Orbe 21 y mano derecha del Santo Padre en esta aventura televisiva, que empezó en 2005 y que ya se puede ver en España a través de Movistar TV, en la frecuencia 118 y también en Colombia, Perú, Venezuela y, en pocos meses, en Chile. El presidente de Telefónica, César Alierta, estaba exultante ayer durante la presentación, hasta el punto de que afirmó que «de todas las cosas que ha hecho Telefónica este año, ésta es la más importante. Como presidente es lo más bonito y motivador», además de precisar que «queremos ayudar humildemente al Papa Francisco ha hacer un mundo mejor, más justo y más solidario».

Valores universales

Rimoldi quiere insistir en que es una televisión generalista. Se quiere ahondar en los valores universales en todos sus ámbitos: programas de actualidad, series documentales y de ficción, espacios de cocina tradicional y de viajes, programas infantiles, espacios de análisis y debate... «El arte y la cultura son fundamentales en la dimensión espiritual del hombre. Cómo está haciendo el Papa, siguiendo con las convicciones que ya tenía cuando era cardenal, hay que prestar especial atención a lo que él llama las periferias tanto humanas como existenciales», afirma. Evidentemente también hay cabida para la temática religiosa, que será alrededor de un 12 por ciento de los contenidos. Así, cubrirá todos los actos que protagonice el Papa Francisco, desde el Ángelus dominical a las audiencias de los miércoles, la cobertura en su totalidad de los viajes apostólicos y los eventos que tengan un gran impacto internacional.

«Aunque Francisco no usa ni un móvil, ni el ordenador ni ve la televisión, es consciente de la importancia de los medios de comunicación. Le contaré una cosa que me ocurrió hace unos días cuando le visité en El Vaticano. Estábamos en la Residencia de Santa Marta y se le acercó un sacerdote que le dijo: ‘‘Santo Padre, ¿qué tengo que hacer para que escuchen más personas mis homilías’’. El Papa le contestó: ‘‘Usa la televisión porque ahora hay que enviar mensajes globales, cercanos y directos», explica Rimoldi.

La implicación de Bergoglio en el proyecto, ahora que es Papa, es menor «pero siempre nos pregunta sobre los contenidos que vamos a dar, los enfoques... Francisco sabe delegar porque confía en la gente. Está abierto a todas las sugerencias. Es como se le ve, nunca trata de imponer sus ideas».

Sobre la preocupación por los índices de audiencia, Rimoldi es muy claro: «Sabemos que la industria audiovisual es muy competitiva, pero como no tenemos la ventaja de que no queremos ser competencia de nadie ni dependemos de los resultados económicos podemos ofrecer los contenidos que creemos que son los mejores».

Una ilusión que se ha convertido en una espléndida realidad

- En 2005, el entonces cardenal Bergoglio y Julio Rimoldi se hicieron cargo de un canal de la iglesia de Buenos Aires. Junto a un equipo de profesionales de otros medios nació al año siguiente el Canal 21. Desde la capital argentina se extendió a todo el país. En 2012, a través de Direct TV, se podía ver en 38 países de Iberoamérica y también en Estados Unidos. Al entrar en Movistar TV tendrá una audiencia potencial de cerca de cinco millones de espectadores.