«Smash»: Se sube el telón

AXN White emite la segunda temporada de «Smash»Hora: 21:20
AXN White emite la segunda temporada de «Smash»Hora: 21:20

«Queréis la fama, pero la fama cuesta y aquí es donde váis a empezar a pagar. Con sudor», repetía incansablemente Debbie Allen en su papel de la Srta. Gran, de «Fama», la serie musical por antonomasia. Aunque han pasado más de 30 años desde su estreno, esa premisa se vuelve a repetir, como si de un mantra se tratara, en otra producción que gira alrededor del mundo del espectáculo. Y, si no, que se lo digan a las dos protagonistas de «Smash»: Karen Cartwright (Katharine Mcphee), una joven aspirante a estrella, e Ivy Lynn (Megan Hilty), una veterana del escenario. Ambas hacen lo imposible por conseguir el papel principal en un «show» basado en la vida de la diva entre las divas, Marilyn Monroe.

La serie, que cuenta con Steven Spielberg como productor –en lo que supone una nueva incursión del director en el mundo de la televisión–, muestra el «backstage», la trastienda de un proyecto en el que los involucrados deben cumplir con las exigencias del teatro, al mismo tiempo que tienen que lidiar con sus caóticas vidas privadas. Una maraña de relaciones que se van enredando entre luces, ensayos y «atrezzos» a medida que avanza la acción. Eileen Rand, una productora que no se detiene ante nada y que está interpretada por Angelica Huston, y Derek Wills (Jack Davenport), el director musical cuyo talento sólo es comparable con su egocentrismo y que mantiene relaciones con las actrices del espectáculo, completan la fauna humana de la ficción, que bebe de la fuente de «Glee», para después discurrir por otros derroteros. Y es que «Smash» se aleja del público adolescente para abrirse hacia un abanico más amplio, que la lleva directamente hasta una audiencia adulta. AXN White ha vuelto a subir el telón de la serie con la emisión de la segunda y última temporada, en la que el equipo de «Bombshell» está un paso más cerca de conseguir el sueño de Broadway.

Aunque los responsables de la cadena anunciaron una tercera entrega, finalmente, recularon y decidieron cancelar la serie, de difícil catalogación, ya que no es un drama, pero tampoco una comedia. Un embarazo y un beso entre un personaje gay y otro heterosexual serán algunas de las sorpresas que depara «Smash» en su despedida.