De psicópata abandonada a hija ejemplar: Así es la nueva vida de la joven con enanismo

Natalia Barnett fue abandonada por sus padres porque la acusaban de mentir sobre su edad y por haber intentado asesinarles en varias ocasiones

Imagen de Natalia con su nueva familia
Imagen de Natalia con su nueva familia

Natalia Barnett, al niña ucraniana acusada de ser una psicópata por sus padres adoptivos ha encontrado una nueva familia. Acusada de haber intentado asesinar a sus padres, lleva una vida feliz con una familia cristiana de Indiana.

Natalia Barnett, la niña ucraniana acusada de ser una psicópata por sus padres adoptivos ha encontrado una nueva familia. Barnett fue abandonada por Kristine y Michael Barnett en 2013. La adoptaron cuando supuestamente tenía seis años, pero pronto se dieron cuenta de que no era así. De hecho, antes de abandonarla un juez admitió que su edad real era 22 años. Vivió un año sola en un apartamento alquilado por sus padres adoptivos, con el dinero que ellos le dejaron y la matricularon en la universidad antes de irse. El caso ha vuelto a la actualidad después de que sus padres adoptivos hayan sido acusados de abandono de menores y que hayan sido llamado a declarar ante el juez.

Pero durante todo este tiempo, Natalia ha seguido con su vida. La joven con enanismo ha encontrado una nueva familia. Tiene cinco hermanos, va a la iglesia con frecuencia y su cara irradia felicidad. Sus nuevos padres son Antwon Mans de 36 años y su esposa Cynthia, que acogieron a Natalia porque son "buenos samaritanos"y se encontraron con una niña abandonada que tenía problemas. Mans fue ordenado pastor recientemente y vive en una casa parroquial a las afueras de Indianápolis. Están convencidos de que Natalia tiene 16 años, a pesar de que según la versión de su anterior familia tendría ahora 30 años.

Una amiga de la familia dijo a DailyMail que "son una familia feliz y no está pasando nada raro en esa casa. Son buenas personas". "Se encontraron con ella por casualidad. Les contó que no se habían portado bien con ella. Si es cierto que sus padres la abandonaron, es terrible", añadió.

Sobre la posibilidad de que Natalia tuviera 30 años en lugar de los 16 que dice que tiene, consideró que es una locura: "No soy médico ni psiquiatra, pero he hablado con Natalia y la creo. Si me preguntas si creo que tiene 30 años, te digo que es ridículo".

La familia Mans forma parte de la vida de Natalia desde hace tiempo. Vivía con ellos desde hace tiempo (algunas de las imágenes compartidas datan de 2014), pero trataron de adoptarla en 2016 pero retiraron la petición cuando un juez determinó que la fecha de nacimiento era de 1989 y no en 2003 como ella y su partida de nacimiento indicaban. Pero que renunciaran a la adopción no significó que la abandonaran. De hecho, siguió formando parte de sus vidas y participó en las excursiones familiares, las visitas a la iglesia y aparece en las fotos de la familia que Mans ha compartido en Facebook.

En todo este proceso trataron de hablar con los Barnett, pasar por los tribunales, pero todo se ha ido complicando mucho con el paso del tiempo. "Natalia está en una posición realmente incómoda y están tratando de ayudarla. En realidad, hay cosas muy limitadas que pueden hacer por ella porque la gente dice que tiene 30 años. Ni siquiera puede ir a la escuela secundaria", añadió la amiga de la familia.

Cynthia habló de Natalia en su perfil de Facebook y se tomó a broma lo que decían de ella: "Mi hija. La más dulce, más hermosa, amorosa, asombrosa. Una criatura malvada y psicótica que jamás conocerás".

► Adoptan a una niña con enanismo que resultó ser una mujer con instintos asesinos

Las imágenes y estos testimonios contrastan con la versión de los Barnett, que defienden que cuando ellos adoptaron a Natalia, una niña con un trastorno del crecimiento óseo llamado displasia espondiloepimetafisaria, que causa baja estatura, anomalías óseas y problemas de visión y cuyo certificado de nacimiento indicaba que tenía seis años cuando en realidad era una adolescente. Su desarrollo físico, sus conversaciones y su comportamiento les llevó a pensar que en realidad era una adolescente, algo que corroboró una prueba ósea. No pudieron determinar su edad exacta, pero sabían que era mayor de 14 años cuando en realidad tendría que tener 8. Cuando comenzaron a hablar con ella sobre su verdadera edad, todo se complicó. Su comportamiento cambió radicalmente y comenzó a manifestar actitudes psicopáticas. Según los Barnet les dijo que quería asesinarlos con un cuchillo mientras dormían, que pasaba las noches de pie en el pasillo, como vigilante y que una vez le echó lejía y limpiahogar en el café para envenenarla y trató de atacar a un bebé cuando estuvo con él a solas. Parecía la versión real de la película "La Huérfana".

En 2012 la familia tenía pensado viajar a Canadá para matricular a su hijo autista en un centro especializado. Pero no querían que Natalia viajara con ellos. consiguieron que un juez certificara que tenía 22 años, le proporcionaron documentos legales, le alquilaron un apartamento, le dejaron el dinero necesario y la matricularon en la universidad.

Natalia poco a poco dejó de atender a las llamadas de la familia, pero antes de hacerlo les dijo que había encontrado a una familia. Esa familia eran los Mans, con los que ahora vive y que trataron de adoptarla en 2016.

El caso se complicó en 2014, cuando la policía vio a Natalia sola y le preguntaron por su familia. Ella dijo que se habían marchado hacía un año y que no había vuelto a verlos. Por ello, los Barnett han sido acusados de abandono de una menor y tienen que comparecer ante la justicia, que no cree que la edad de Natalia sean los 22 años que decían ellos, sino que cuando la abandonaron era menor de edad.

Con la aparición de estas nuevas fotos de Natalia y su familia se añaden aún más dudas al caso. Ningún médico ha podido certificar la edad real de la joven. La versión de los Barnett de que se trataba de una adulta que se hacía pasar por una menor contrasta con la de sus nuevos padres que afirman que es una adolescente adorable. Cualquier cosa es posible.