Educación promueve un grupo trabajo para prevenir la violencia en las aulas

Las comunidades del PP han acogido "de buen grado"la propuesta hecha hoy por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, de crear un grupo de trabajo entre el ministerio y todas las comunidades autónomas para prevenir y detectar la violencia en las aulas.

El consejero de Educación de Castilla-La Mancha, Marcial Marín, que ha hablado en nombre de todas las autonomías del PP, ha calificado positivamente la decisión de Wert de crear un grupo de trabajo para prevenir conductas violentas en los centros educativos.

Wert ha planteado la creación de dicho grupo de trabajo después de que ayer un profesor del Instituto Joan Fuster de Barcelona fuera asesinado por un alumno de 13 años, que tras irrumpir en el aula le clavó un arma blanca.

Esta decisión se ha tomado al término de la reunión que ha debatido los proyectos de real decreto de estructura de las nuevas evaluaciones finales de ESO y Bachillerato y de umbrales de renta de becas generales para el curso próximo.

Marín ha destacado el "apoyo total"al ministro Wert por su iniciativa y ha hecho hincapié en el minuto de silencio que han mantenido en señal de respeto y apoyo a las víctimas y familiares de este suceso al inicio de la conferencia sectorial.

Tras señalar que en muchos centros educativos se guardará mañana un minuto de silencio por el profesor del Instituto de Barcelona fallecido, el consejero castellanomanchego ha precisado que los gobiernos autonómicos pueden aportar "medidas"al grupo de trabajo para evitar que se produzcan "episodios tan trágicos y lamentables"como el ocurrido ayer.

Preguntado por si hay un problema de "violencia"en las aulas, Marín ha dicho que "hay casos específicos y aislados"y de lo que se trata es de "evitar que se extiendan".

La mejor manera para evitarlo, ha añadido, es "estar todos unidos, siendo enérgicos"y "colaborando para que los protocolos se construyan entre todos".

Asimismo, ha recordado que el Gobierno ya reformó el artículo 550 del Código Penal, por el que se establece que tanto el profesorado como el personal sanitario son autoridades públicas en el cumplimiento de sus funciones.

En el caso concreto de Castilla-La Mancha, Marín ha dicho que esta comunidad dispone de un "protocolo de actuación conjunta de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y también con los profesionales sanitarios".

Marín ha dado todo el "apoyo"a los profesionales de la Educación, que deben sentirse "respaldados por la administración", a través de unidades de apoyo al profesor con asistencia jurídica.