Madrid, sede del proyecto Learner’s Voice de innovación en educación

La innovación, el desarrollo y las nuevas perspectivas de la educación como base para combatir la pobreza son los principales objetivos de la Cumbre Mundial para la Innovación en Educación, WISE por sus siglas en inglés (World Innovation Summit for Education). Se trata de una plataforma internacional que surgió en 2009 a partir de la Fundación Qatar, bajo el liderazgo de la jequesa Moza bint Nasser y que, durante su reunión anual, que este año tendrá lugar en Doha del 3 al 5 de noviembre, se discute sobre temas de urgente actualidad. Siguiendo esta premisa, el lema en español de este año es “Invertir para el impacto: educación de calidad para el crecimiento sostenible e inclusivo”, y en ella se abordará el papel que ejerce la educación en el desarrollo económico de la sociedad. Esta temática ha sido elegida porque 2015 coincide con el año en el que Naciones Unidas, en su reunión anual, que tendrá lugar el próximo mes de septiembre, revisará los Objetivos del Milenio dictados en el año 2000, comprobando cuáles se han cumplido y estableciendo otros nuevos. Además, durante la Cumbre se otorgará el WISE Prize, considerado el Nobel de Educación, dirigido a las personalidades comprometidas con la educación a nivel mundial, destacando toda una vida dedicada a esta área.

Según fuentes de WISE, “después de cada cumbre anual los participantes salían llenos de ilusión por trabajar, y una de las maneras de extender este entusiasmo por mejorar las cosas durante todo el año fue desarrollar el proyecto Learners’ Voice, que consiste en un curso de un año orientado a fomentar el pensamiento crítico y la capacidad emprendedora de los líderes del futuro”. Este programa, patrocinado por el Banco Santander a través de Santander Universidades, combina formación teórica y práctica, y está dirigido por profesores del Babson College de Wellesley, Massachussets, cerca de Boston (EE UU) y de Studio Banana (Madrid). Los 33 jóvenes que participan en Learners’ Voice, elegidos de entre más de 1.200 solicitantes, forman parte del programa Executive Education que, según fuentes de WISE, “busca formar a jóvenes en asuntos de urgencia mundial, como crisis, conflictos y cooperación para el desarrollo, así como en el debate educativo, preparándolos para asumir el liderazgo en sus respectivas áreas. El objetivo es crear líderes capaces de afrontar asuntos de emprendimiento social y que dominen la capacidad de comunicación, ya que darle visibilidad a este proyecto es establecer puentes. No se puede esperar que sólo actúe el sector público, ya que se necesita del privado, las ONG... Muchas veces se piensa que la innovación es tan solo cuestión de tecnología, pero en realidad también se refiere a la unión de distintas ideas capaces de combatir y mejorar realidades”.

Los alumnos de Learners’ Voice provienen de todo tipo de áreas y son elegidos atendiendo a su edad, que versa entre los 18 y 25 años, y a su expediente académico. “Es muy importante el currículum del estudiante, pero también lo es la motivación que pueda tener, de qué manera aprovechará esta oportunidad y cuáles son sus perspectivas de futuro”, explican desde WISE. El grupo de alumnos de la presente edición representan un total de 26 países: Afganistán, Argentina, Australia, Bangladesh, Bielorrusia, Qatar, China, Chipre, Egipto, El Salvador, España, EE UU, Haití, India, Italia, Mongolia, Nepal, Pakistán, Palestina, Reino Unido, Serbia, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Vietnam y Yemen. La representante española, Violeta Lanza Robles, explica que “en pocos meses, el programa me ha convertido en una ciudadana del mundo más activa y más comprometida”.

El programa está dividido en dos sesiones, una en Doha, celebrada en enero, y otra en Madrid, del 1 al 12 de junio de 2015. Además, los alumnos deben desarrollar un proyecto de cooperación e innovación en el que poner en práctica lo aprendido. De todos los trabajos, se eligen los tres mejores, que tendrán la oportunidad de exponerse en la Cumbre WISE de Doha el próximo noviembre.